Mafo afloja para bancos y cajas la exigencia de provisiones sobre hipotecas

stop

Se alivia la presión sobre las entidades de cara a un 2010 difícil

Sin título

15 de julio de 2009 (17:44 CET)

El Banco de España ha decidido dar un respiro a las entidades de crédito. Aplicará una variación en el sistema de provisiones que bancos y cajas han de realizar para prevenir la morosidad de los préstamos hipotecarios que conceden. Con los cambios, el banco permitirá que dichas entidades saneen notablemente sus cuentas.

En concreto los créditos hipotecarios concedidos por los bancos, superiores al 80% del valor de los inmuebles, son los susceptibles de ser objeto de los nuevos criterios de valoración, es decir, los préstamos que a priori tienen más riesgo.

Los bancos y cajas tenían hasta ahora la obligación de provisionar una hipoteca cuando esta entraba en mora y dicha provisión era de casi el 100% de su valor, porque se consideraba que aquel inmueble pasaba en la práctica a no valer casi nada. Con los nuevos criterios, las entidades deberán considerar que el valor residual de una vivienda cuando sus compradores dejan de pagar el crédito será como mínimo del 70% de su valor inicial. Por tanto, a partir de ahora el valor contable de la vivienda pasará a reducirse como máximo un 30%, según explican fuentes del Banco de España.

Así pues, bancos y cajas deberán apartar ahora menos dinero para prever casos de impago y sus cuentas serán más presentables, con lo que mejorará la percepción del mercado y se podría conseguir que baje el precio que bancos y cajas pagan para obtener dinero. Una segunda derivada puede hacer que las entidades se decidan a incrementar los fondos que ahora destinan a créditos, por ejemplo a la industria.

Los cambios han sido comunicados desde el organismo supervisor a las patronales de bancos y cajas, AEB y CECA, respectivamente, en una carta. En este sentido, se interpreta que las nuevas previsiones se aplicarán de ahora en adelante y no tendrán efecto en las cuentas de bancos y cajas correspondientes al primer semestre, que se van comunicando estos días.

Desde el Banco de España se ha puntualizado que la actualización de criterios respecto a una cartera determinada de créditos quedará compensada con los incrementos que de deberán aplicar en las dotaciones de otras carteras, concretamente de las correspondientes a los créditos al consumo. El organismo cree que entre una y otra medidas el resultado será neutro.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad