MAFO ataca de nuevo

Sin título

23 de junio de 2009 (14:33 CET)

El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordoñez (Mafo) ha ejercido nuevamente como oposición al gobierno al poner sobre la mesa temas que desagradan especialmente al ejecutivo.

En su comparecencia en el Congreso, Fernández Ordóñez reclamó que el ejecutivo reduzca al máximo el gasto público improductivo, y lo hizo el mismo día en que se ha sabido que la crisis ha triplicado en un mes el déficit público, hasta situarlo en el 1,78% . Estos números rojos son consecuencia de la caída en un 24,9% de los ingresos, hasta los 45.358 millones, y el avance en un 13% de los gastos, hasta 64.901 millones.

Fernández Ordóñez aseguró que el Gobierno "ha agotado la posibilidad de actuación expansiva de la política fiscal" por el deterioro del saldo de las administraciones públicas, que exige una estrategia de corrección "creíble", con una ejecución presupuestaria "estricta" y "medidas enérgicas" para recuperar la confianza de los agentes económicos en la economía española.

Además, incidió en que la magnitud del esfuerzo fiscal español ante la crisis ha sido "muy superior" al de los países del entorno, al que se une la pérdida de recaudación motivada por la crisis.

Fernández Ordóñez señaló que los objetivos de estabilidad presupuestaria para 2012 supondrán un "esfuerzo considerable" para reducir el déficit "desde casi el 10% hasta el 3% en un corto espacio de tiempo". En este sentido, señaló que la subida de algunos impuestos especiales ha sido "un primer paso", pero las medidas deben centrarse en un recorte del gasto público.

"La reforma del mercado laboral resulta ineludible", ha sentenciado y ha añadido que "debería tender a diversos ámbitos". Entre ellos, ha reclamado que "las condiciones laborales y retributivas se ajusten con más flexibilidad a la situación económica" y ha asegurado, en línea con los planteamientos de la CEOE y en contra de la opinión del Gobierno y sindicatos, que "es vital introducir cambios en el sistema de contratación".


Además, durante su intervención en la Comisión de Economía y Hacienda del Congreso, el gobernador del antiguo instituto emisor ha vuelto a cargar en favor de la reforma laboral. Ahora sin disimulo, se mostró partidario de la aplicación en España de una reforma dentro de esta reforma también se debería "mejorar el sistema de intermediación del mercado laboral" para fomentar la movilidad y la formación de los desempleados. En su opinión, el cambio del marco laboral "no sólo mejoraría las perspectivas de crecimiento a medio plazo, sino que evitarían el deterioro del tejido productivo". No obstante, luego ha matizado su posición al afirmar que su propuesta no significa que esté de acuerdo con abaratar el despido.
Y es que el gobernador del Banco de España es consciente que sus palabras son analizadas con lupa. Precisamente horas después de intervenir, el presidente del gobierno de España, José Luís Rodríguez Zapatero se declaraba tajantemente en contra de recortar los derechos de los trabajadores en medio de la crisis.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad