Mafo limitará por ley las indemnizaciones multimillonarias en las cajas de ahorro

stop

POLÉMICA

El ex gobernador del Banco de España, Mafo

10 de octubre de 2011 (02:00 CET)

El Banco de España acotará las remuneraciones del sector financiero, en particular los sueldos de los directivos de las cajas de ahorro. En pleno escándalo por las indemnizaciones recibidas por la vieja cúpula de Novocaixagalicia y por la pensión vitalicia de la ya ex directora general de la intervenida CAM, María Dolores Amorós, el gobernador Miguel Ángel Fernández Ordóñez (Mafo) quiere reforzar el control sobre las retribuciones y aumentar la transparencia.

Sin embargo, la norma no se aplicará con carácter retroactivo. Un problema si se tiene en cuenta que la crisis ha cumplido ya cuatro años y que en este período las cajas no han sido precisamente un ejemplo de austeridad. Sólo durante el año pasado, un tercio de ellas subió el sueldo a sus cúpulas directivas aunque el sector estaba en plena recapitalización.

La norma que propone el BE estará en fase de consulta hasta el 18 de octubre y entrará en vigor el 31 de diciembre, si no hay cambios sustanciales. Uno de los platos fuertes que incorpora es la posibilidad de que el supervisor pueda obligar a los gestores de las entidades que presenten unos resultados dudosos a reducir su remuneración variable.

A rebufo de las intervenciones


La propuesta llega después de que dos cajas hayan sido intervenidas --CajaSur y la CAM-- y de que el Estado haya tomado la inmensa mayoría del capital de CatalunyaCaixa, Unnim y Novacaixagalicia en tres operaciones valoradas en 4.750 millones de euros. Algunas de estas entidades no tuvieron reparo alguno en elevar el año pasado las remuneraciones de la cúpula ejecutiva. La de la CAM ganó el 7,2% más.

El caso más llamativo es el de la caja alicantina, pero no el único. Ahí está Banco Mare Nostrum (BMN). Los primeros espadas del grupo liderado por Caja Murcia y en el que también participan Granada y Penedès, se subieron el sueldo una media del 6,5%. BMN es una de las entidades que apura los plazos para dar entrada a inversores privados y cumplir así con los requisitos de solvencia que exige el Gobierno. Cuenta con apenas tres semanas para ello si quiere evitar la entrada del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (Frob) en el capital.

Retribuciones prudentes

Las cifras son más llamativas todavía si se comparan con las de las entidades más saneadas del sector, que no han solicitado un solo euro en ayudas públicas. Es el caso de las cajas vascas. La plana mayor de la alavesa Vital se subió el sueldo un 6% en 2010, mientras que la guipuzcoana Kutxa lo hizo en el 5,5%. La más grande de todas, BBK, prácticamente mantuvo sin cambios la remuneración de sus ejecutivos. Todo un ejercicio de prudencia de las entidades que integran el proyecto de gran caja vasca.

Y para muestra otro botón, el de La Caixa. La cuarta mayor entidad española por volumen de activos tras Santander, BBVA y Bankia está totalmente saneada y elevó la retribución de sus directivos un 7% en 2010. Menos que la CAM y sólo el doble que Caja Madrid.

El otro gran accionista de Bankia, Bancaja, no superó el 2% de subida. La diferencia es que la matriz de la entidad, BFA, sí recibió una fuerte inyección del Frob para salir adelante: 4.465 millones de euros exactamente.

Sin marcha atrás

Si la nueva normativa no puede penalizar los desmanes cometidos durante cuatro años largos de crisis su efectividad será mínima. La mayoría de los gestores torpes de las cajas intervenidas ya han salido de las entidades con indemnizaciones tan multimillonarias como irrecuperables. Otros, los de las entidades nacionalizadas, se someterán a las reglas que marque el Estado, su nuevo dueño. Y las entidades sólidas y rentables seguirán decidiendo cómo y cuánto pagan a los gestores.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad