Mar Serna: “no se puede ayudar igual al parado que se forma que al pasivo”

Sin título

26 de diciembre de 2009 (13:19 CET)

La consellera de Treball de la Generalitat, Mar Serna, cree que no se puede dar las mismas ayudas a los parados que se esfuerzan en reciclarse que a aquellos que tienen una actitud pasiva. Así lo manifiesta en una entrevista concedida a la agencia ACN.

La apreciación antes citada la hace Serna al explicar que la renta que se paga a los parados que ya han agotado su prestación, de 420 euros al mes, no puede ser considerada como una ayuda sin contraprestación, si no que tiene que tener un esfuerzo por parte del que la percibe. Lo dice en una frase muy gráfica: “Mucha gente cree que estar en paro es estar de vacaciones”. La apreciación de la consejera de trabajo va en la línea de considerar que las personas que pierden el trabajo, cada día que no lo han recuperado lo tienen más difícil. En este sentido, aboga por vincular las políticas activas a las pasivas, lo que equivale a vincular el cobro de las ayudas a la realización de cursos de formación profesional.

Sobre esta tendencia, explica que en Cataluña, los que cobran la ayuda de 420 euros al mes están siendo citados por los formadores que les remiten a los cursos y si no los siguen “se lo comunicamos al ministerio, que es quien paga ella ayuda”. Lo dice porqué no seguir cursos de reciclaje profesional puede ser objeto de revocar la prestación.
Sobre las previsiones de futuro, Mar Serna no se atreve a hacer previsiones. A pesar de ello asegura que los indicios indican que la parte más dura del paro ha pasado y que a partir del segundo semestre de 2010 se producirá una cierta recuperación del mercado laboral que se notará en la reducción de las cifras de desocupados.

El fin del denominado Plan Zapatero hará seguramente que aumente el número de parados, especialmente en la construcción, dice Serna. En este sentido, se verá el efecto real que dicho programa ha tenido en el ámbito laboral. Lamenta, Serna que en muchas ocasiones el plan no haya producido mejora en el valor añadido. Por ello confía que la segunda edición del plan, que empezará el año que viene, “tenga más intencionalidad y contribuya a dinamizar la economía”.

La consellera se muestra contraria a la realización de una reforma laboral directamente desde el gobierno español. Lo hace manifestando que las experiencias anteriores, de 1994 y 1997 no han sido satisfactorias. Por contra, el método preferido por Serna seria la negociación colectiva. Lo dice a la luz del cambio que ve en la actitud del Gobierno central, las patronales y los sindicatos “no se puede gobernar sin acuerdo con los agentes sociales y empresariales”.

El sector de la automoción, de gran importancia en la economía catalana, tiene, a juicio de la consellera, el futuro encarrilado aunque no resuelto. Concretamente asegura que tanto Seat como Nissan tienen producto, modelo y carga de trabajo. Que las ayudas públicas al automóvil están funcionando, aunque la reactivación equivale a la mitad de la caída sufrida por el sector. En esta línea se duele del echo que las pequeñas y medianas empresas sean las que lo están pasando peor. “Si la banda los ayuda, podrán pasar estos meses de dificultades hasta que aumente la producción”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad