Mas asegura ahora que la Generalitat podría haber asumido CatalunyaCaixa

stop

PARLAMENT

25 de abril de 2013 (01:00 CET)

Las diferencias ideológicas entre CiU y Esquerra Republicana son cada vez más evidentes. El acuerdo de gobernabilidad ha llevado al Govern de Artur Mas a secundar una política impositiva que irrita a muchos dirigentes de la federación nacionalista, que se asume para poder hacer frente a la falta de ingresos, derivada de la grave crisis económica. Pero, cada vez con más frecuencia, surgen las distintas posiciones.

El President Artur Mas, tras las peticiones del presidente de ERC, Oriol Junqueras, sobre la necesidad de crear un banco público, aseguró este miércoles que, con unas finanzas más saneadas, el Govern podría haber asumido CatalunyaCaixa. Entonces, hace dos años. Ahora no.

“Con una mejor salud financiera, hace dos años, tal vez desde Catalunya se hubiera podido hacer una articulación”, y, por tanto, obtener, según Mas, el control de la entidad financiera catalana, que ahora está en manos del Frob, el Fondo de Reordenación Ordenadada Bancaria.

El Frob, el banco público

En la sesión de control en el Parlament, Mas respondía así a Oriol Junqueras, quien le había reiterado la necesidad de que el Insitut Català de Finances (ICF) se transforme en una banca pública.

La réplica del presidente de la Generalitat no pudo ser más contundente, y, también, más clarificadora sobre la situación del gobierno catalán: “En Catalunya tenemos la circunstancia que hay un banco público, que es el Frob”, propietario, entre otras entidades nacionalizadas, de CatalunyaCaixa.

“Es un gran banco público que en Catalunya se queda con todo lo que ha resultado de CatalunyaBanc”, señaló Mas. El presidente de la Generalitat insistió en que la situación financiera de hace dos años no permitió otras operaciones, ni otras posibilidades, como una posible asunción de la entidad resultante de la fusión de tres cajas, como la de Tarragona, Catalunya y Manresa.

Acuerdo de gobernabilidad


Pero Junqueras mantiene su tesis de que Catalunya debería ser capaz de disponer de una banca pública. De hecho, esa cuestión forma parte del acuerdo de gobernabilidad entre CiU y ERC. “Sería fundamental disponer de un banco público que pudiera actuar como un banco de desarrollo, que actúe facilitando proyectos de inversión, crecimiento y reactivación económica”, según Junqueras.

El presidente de ERC recordó, en la sesión de control del Parlament, que la transformación del ICF es una de las bases del acuerdo que firmó con Artur Mas, que sigue sin concretarse. Si hay algún banco público, ese es el Frob, y Mas, por ahora, lo tiene muy claro.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad