Más cajas se oponen a las fusiones

07 de julio de 2009 (08:59 CET)

Aumentan las voces discordantes sobre los planes de fusiones entre cajas de ahorros que abanderan el Gobierno y el Banco de España. Un grupo de cajas medianas, entre las que se encontrarían Caja Astur, Caja Navarra, Caja Murcia, Caja Granada o Caja Burgos han manifestado su oposición a formar parte de manera forzosa de la ola de fusiones que parece que barrerá irremediablemente el actual mapa de entidades en España.

Las mencionadas cajas tienen un tamaño mediano –entre 12.000 y 23.000 millones de euros en activos- y renuncian a participar de procesos de fusiones si éstos les van colocar en situación de ser absorbidos por una entidad mayor y en consecuencia una pérdida de su autonomía.

Caja Granada ha sido la última entidad que ha saltado a la palestra para defender su gestión y su no necesidad de someterse a un proceso de fusión. Con una morosidad del 4% -un punto por debajo de la media de las cajas- y una solvencia y una liquidez más que saludables, Caja Granada no encuentra razones para tener que verse sometida a un proceso de estas características.

La entidad granadina, al igual que otras cajas medianas, defienden su autonomía para, en todo caso, liderar algún proceso de fusión si se dieran las condiciones pertinentes, pero rechazan de pleno las presiones de Gobierno y Banco de España para participar en procesos de integración en los que no parecen encontrar su sitio.

Es lo que ocurre con Caja Burgos, la que mejores ratios de morosidad y solvencia presenta entre las cajas castellano-leonesas y a la que se podría estar intentado sumar al proceso de integración que desarrollan Caja Duero y Caja España. La entidad burgalesa defiende su independencia pese a que no descarta estudiar las diferentes alternativas que se puedan presentar.

Cajastur, por su parte, es también vista desde fuera como una pieza muy valiosa para una potencial fusión, ya que presenta algunos de los mejores datos de gestión entre las cajas de ahorro españolas. Emilio Ontiveros, presidente de Analistas Financieros Internacionales (AFI), la calificaba en unas declaraciones recogidas por el diario Cinco Días, como “una de las tres mejores entidades bancarias que hay en España” por lo que la instaba a liderar algún proceso de fusión donde la caja asturiana pudiera dejar su valiosa impronta.

La entidad con la mejor tasa de morosidad de España, Caja Murcia –2,25%, cuando la media del sector es del 5%- es mirada con atención por los distintos actores del mapa financiero español que la instan a participar de algún proceso de fusión. La respuesta de Caja Murcia, como la del resto de sus compañeras de división: respeto a su autonomía y voluntad para aportar sus capacidades de gestión sin presiones externas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad