Merkel apoya una recapitalización de la banca europea por prescripción

stop

CRISIS DE DEUDA

Angela Merkel y José Manuel Durao Barroso

05 de octubre de 2011 (17:41 CET)

La reunión entre la cancillera alemana Angela Merkel y el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, ha dado sus frutos. Por enésima vez el político portugués ha solicitado a la dirigente germana que desatasque la creación de eurobonos y la cancillera ha movido, tímidamente, ficha. Al salir del encuentro ha declarado en rueda de prensa que “Alemania está preparada para avanzar hacia la recapitalización” del sector bancario europeo, pero solo si se demuestra que se necesitan más fondos para superar la crisis de deuda. Incluso está dispuesta a recurrir al fondo de rescate de 440.000 millones de euros.

En este sentido, ha dejado claro que la decisión no la pueden tomar los jefes de Estado y de Gobierno de la UE, sino “los expertos”. “Necesitamos criterios, disponemos de poco tiempo y tenemos que tomar una decisión pronto. Si necesitamos discutir esto en la cumbre, estamos dispuestos a hacerlo”, ha declarado en referencia a la reunión de líderes europeos que tendrá lugar el 17 y 18 de octubre.

Merkel también ha reconocido que es “importante” que la UE y EEUU “se comuniquen adecuadamente” sobre las medidas que se adoptarán para combatir la situación económica actual. En todo momento ha defendido que sólo coordinando la acción y con un debate positivo se podrá dar la vuelta a la tortilla: “Sólo así lograremos los resultados que necesitamos en lugar de con declaraciones críticas”.

Grecia se queda en el euro


En su comparecencia, la cancillera no ha descartado que la UE exija finalmente a la banca una quita superior al 21% pactado el pasado julio en los bonos griegos que tienen en sus balances para hacer la deuda helena más “sostenible”. Pero antes de cualquier movimiento el Gobierno alemán espera el informe de los inspectores de la troika. Aún trabajan en certificar si Atenas cumple las condiciones para recibir ayuda. “Entonces haremos lo que sea necesario”.

Con todo, ha descartado que la solución pase por echar a los griegos de la moneda única. “Grecia tiene que seguir formando parte de la eurozona y se le debe dar la oportunidad de mejorar su situación", ha sostenido.

Ha admitido que los 27 se encuentran en una “encrucijada” y que “Alemania está a favor de la UE y desea reforzarla para que sea una unión de la estabilidad, más competitiva". Para conseguir este objetivo incluso ha abierto la puerta a reformar sus leyes básicas. “Si es necesario cambiar el Tratado, la enmienda del Tratado no debe ser tabú”, ha sentenciado.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad