Metrovacesa traspasará Las Arenas a un banco alemán

stop

Sin título

14 de julio de 2009 (08:18 CET)

Las Arenas está más cerca de encontrar una salida. Metrovacesa está negociando con el banco alemán Aareal Bank que podría convertirse en nuevo propietario del centro al ejecutar un crédito de cerca de 100 millones de euros según informa el diario Expansión.

La inmobiliaria, que tiene el centro paralizado desde hace cinco meses estaba buscando un comprador para este activo dado que su deuda y las menores expectativas de rentabilidad que presenta el proyecto con la crisis le obligaban a ello. La irrupción de Aareal Bank podría solucionar lo que para Metrovacesa se había convertido ya en un auténtico quebradero de cabeza.

Las opciones que Aareal Bank plantearía sobre el proyecto serían dos. Por un lado, el banco podría dar por vencido el préstamo y adjudicarse Las Arenas. Este proceso podría prolongarse durante meses y permitiría que el centro, ubicado frente a Fira Barcelona, fuera degradándose. La segunda opción supondría que el banco capitalizase la deuda, se convirtiera en copropietario –en un porcentaje que aún se estaría negociando- e inyectara liquidez para terminar Las Arenas. Esta segunda opción es la que más opciones tiene de cumplirse ya que el Ayuntamiento de Barcelona podría presionar a la inmobiliaria con la expropiación de los activos debido a su gran valor. 

Historia de un proyecto
El proyecto de convertir Las Arenas en centro comercial comenzó hace 10 años, en un primer momento, participado por ACS y Planeta. Se convirtió más tarde en una de las grandes apuestas de la familia Sanahuja a través de su inmobiliaria Sacresa pero las deudas contraídas con la banca le obligaron a desprenderse de varios de sus principales activos, entre los que se encontraba el coso taurino.

Metrovacesa es propietaria del centro desde abril, cuando la deuda contraída por los Sanahuja les obligó a desprenderse del centro y cederlo a la inmobiliaria. Ésta había valorado Las Arenas en 190 millones de euros pero la crisis ha hecho que la rentabilidad del proyecto sea mucho menor. La deuda que acumula Metrovacesa le ha puesto en un callejón sin salida que le ha obligado a poner el cartel de ‘se vende’ a uno de sus activos más emblemáticos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad