Montilla descalifica las agencias de rating a las que contrata la Generalitat

Sin título

23 de abril de 2009 (17:14 CET)

Las palabras a veces no se las lleva el viento. En el contexto de una entrevista realizada por Neus Bonet, de Catalunya Ràdio, el presidente de la Generalitat, José Montilla, al ser preguntado por las calificaciones del riesgo de las cajas catalanas que habían realizado, entre otras, la agencia Fitch, ha respondido con una dura descalificación del trabajo realizado por estas compañías.

La pregunta en concreto que le ha dirigido la periodista ha sido: “¿Le consta que en las últimas horas la empresa de calificación de riesgos Fitch Ratings haya rebajado esta calificación a diversas entidades, entre ellas Caixa Catalunya?”.

La respuesta de Montilla, tajante: “De ninguna manera. A quien seguramente deberían rebajar la calificación es a las propias agencias de rating, que precisamente no han hecho un buen papel en esta crisis, porque se ha de decir que estas agencias precisamente calificaban como triple A a un banco que 24 horas más tarde quebró. Las cajas catalanas son unas cajas solventes, que no tienen problemas de solvencia y los ciudadanos de nuestro país pueden estar tranquilos respecto a la gestión y la administración de sus ahorros”.

Curiosamente, la crítica frontal de Montilla a las agencias de rating, y más concretamente a Fitch, se produce el mismo día que se ha sabido que la Generalitat ha vuelto a contratar este año a las agencias Fitch Ratings y Standard&Poors para que califiquen y otorguen el oportuno rating de su deuda para el presente ejercicio.

El contrato con S&P supone un pago de 139.200 euros, mientras que el de Fitch es de 77.200 euros por sus trabajos.

El año pasado Fitch dijo en septiembre que mantenía el rating de calidad de la administración catalana a largo plazo en A , con perspectiva estable, y a corto plazo en F1. La agencia afirmó que la Generalitat había elevado su deuda en más de un 50% en los últimos cuatro años. Por tanto, dijo que mantendría bajo vigilancia el comportamiento operativo de Catalunya a medio plazo sobre su deuda.

Por su parte, S&P revisó en julio a la baja sus perspectivas económicas para la deuda de Catalunya, que pasaron de estables a negativas, la agencia atribuyó el cambio al “fuerte impacto de la contracción del mercado inmobiliario” unido a la incertidumbre sobre la reforma del sistema de financiación de las comunidades autónomas.

S&P rectificó posteriormente el ratio AA del gobierno de Catalunya al considerar que la base económica catalana es “robusta”.

Escuche aquí la entrevista a Montilla.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad