Montilla y su gobierno se rebajarán el sueldo de forma "ejemplar"

12 de mayo de 2010 (18:47 CET)

Siguiendo la estela del presidente de José Luis Rodríguez Zapatero, el presidente catalán, José Montilla, ha anunciado que el recorte presupuestario que próximamente aprobará la Generalitat implicará una rebaja de las retribuciones de los consellers y los altos cargos de la Generalitat, empezando por el suyo, y que será "ejemplar".

Así lo adelantó en la sesión de control al Govern en sede parlamentaria en respuesta a Albert Rivera (C's). Añadió que el plan de contención del gasto público que está preparando la Generalitat incluirá otras medidas, aunque no dio más concreciones.

Montilla dejó claro que la crisis requiere un esfuerzo, e indicó que "los más débiles" son los que no tienen ocupación fija, los que cobran pensiones bajas y quienes están en riesgo de exclusión.

Fuentes de la Generalitat apuntaron a Europa Press que el Govern tiene claro que es el Estado quien tiene competencia en dictar las subidas o bajadas de los sueldos de los funcionarios, independientemente de la administración para que trabajen. En lo que sí tiene margen de decisión el Govern es en decidir el salario de altos cargos y el porcentaje de incremento o disminución, y, de hecho, una de las primeras medidas que adoptó ante la crisis fue congelarlos.

En cualquier caso, la Generalitat está pendiente de la normativa que emita el Gobierno central para saber a quiénes afectarán las rebajas salariales: si únicamente al personal que trabaja directamente en la administración autonómica, o también al de organismos autónomos y empresas públicas, como puedan ser la CCMA, GISA y FGC, entre otras.

Ante los recelos que expresaron ICV-EUiA y ERC a los recortes salariales --incluso una consellera de ERC Carme Capdevila (Acción Social) los ha criticado por ser "antisociales"--, Montilla trató hoy en la sesión de control de buscar el apoyo de sus socios. De entrada, les dejó claro que no todo es susceptible de ser rebajado, aunque no dio más detalles sobre por dónde hay que trazar la 'línea roja'.

A ICV-EUiA, Montilla le recordó que el Govern no puede quedarse inmune a la evolución de los mercados, porque, aunque tengan unas reglas "demasiado blandas y seguramente mejorables", el Govern acude a ellos para colocar deuda pública, que le permite pagar nóminas, facturas e inversiones.

"No podemos cerrar los ojos y decir que no existen los mercados. No somos inmunes, no podemos obviarlos", declaró Montilla, quien aseguró que al mismo tiempo, él y su Govern tiene claro que hay que priorizar el gasto social y la atención para los colectivos más necesitados.

"Todo el mundo debe hacer un esfuerzo, y no podemos decir que esto no va con nosotros", aseguró Montilla, quien confió que pueda aprobarse una reforma del sistema financiero.

A ERC, Montilla le dio garantías de que, sea cual sea la rebaja de las inversiones en infraestructuras que emita el Estado, la Generalitat velará por el cumplimiento de la Disposición Adicional Tercera del Estatut.

También dijo a los republicanos que, si hay una inversión pública que no se retrasará y que seguirá siendo una máxima prioridad del Govern, es el corredor mediterráneo, cuente o no con el apoyo de la UE: "Es una infraestructura fundamental para el desarrollo del Mediterráneo y la economía catalana".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad