Morlanes prepara su salida de la Seda mientras aspira al concurso eólico catalán

stop

21 de junio de 2010 (13:27 CET)

José Luís Morlanes, presidente de la Seda de Barcelona, dejará el cargo una vez que se haya realizado la nueva ampliación capital. La formula será no presentarse a la presidencia, según ha reconocido en un encuentro con periodistas. “Siempre he dicho que dejaría la Seda cuando llegase a buen puerto”, ha indicado. En opinión de Morlanes, el futuro presidente de la Seda tiene que ser alguien que tenga acciones, muchas acciones de la sociedad, en alusión indirecta a los socios portugueses de la empresa.

El futuro de Morlanes parece estar en el ámbito de las energías renovables: el actual presidente de La Seda de Barcelona y la compañía madrileña de energías renovables Iberolica han constituido Ibereolica Catalunya, que estará presidida por el propio Morlanes . Esta sociedad competiría por el concurso de la Generalitat valorado en 1.200 millones de euros y entre los adversarios estaría la poderosa Gas Natural Fenosa. Precisamente para desencallar la Seda Morlanes consiguió 15 millones del Institut Català de Finances (ICF),dependiente del Govern.

Volviendo a la Seda, la ampliación de capital de 300 millones, precisa sólo de cubrir unos 50 millones, porque el resto está comprometido. Así, los bancos acreedores con los que la empresa barcelonesa firmó un acuerdo de refinanciación, asumirán unos 100 millones en forma de conversión de deuda por capital. Otros 100 millones los aportarán los socios portugueses, Barbosa&Almeida Vidro Inversores aportará 65 millones, Caixa Geral de Depósitos 25 millones y EBN banco 10. El resto, 50 millones, se espera que lo aporte el mercado, Family offices y otros inversores particulares. No obstante, como los actuales socios tienen prioridad en la suscripción, no se puede adelantar la futura composición del capital, aunque Morlanes cree que el nuevo capital será al final un 41,4%, los bancos tendrán una proporción igual y los representantes del capital actual un 17,2%.

El presidente de La Seda se congratuló de la marcha del negocio principal de la química: “las soluciones PET”, es decir, la producción a partir de materia prima plástica de envases para líquido de marcas tan relevantes como Coca Cola, Nestlé, o el grupo Sara Lee. En la buena marcha han influido especialmente el cambio satisfactorio del euro respecto al dólar, el aumento del coste de los fletes, del orden del 30% y la disminución notable del precio de la materia prima principal, el PTA.

El acuerdo conseguido con los bancos acreedores por los que la empresa de El Prat pudo reestructurar su deuda en 600 millones. Además tiene avanzada la solución para la planta de Sines en Portugal, que implicará vender el 50% de su participación. Con todo ello el Ebitda pasará de un negativo de 956 millones a un positivo de 81 millones. A pesar de ello los beneficios reales no llegarán por lo menos hasta el año 2012, “si el tiempo acompaña”.

Respecto a la petición de dimisión que seguramente le presentarán los pequeños accionistas a Morlanes, este ha manifestado “que no es noticia, en cada junta piden lo mismo”. Al mismo tiempo avisó que las denuncias periodísticas sobre su gestión se solucionarán en los ámbitos adecuados y que si “hay falsedades” también se dilucidarán en sede judicial.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad