Nueva Rumasa se enfrenta a la CNMV y sacará a bolsa Cacaolat

Sin título

28 de septiembre de 2009 (14:46 CET)

Cacaolat sigue los pasos de Pocoyó y prepara su debut bursátil en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB). Nueva Rumasa, con el objetivo de financiar el crecimiento de Cacaolat ha previsto escindir la empresa de Clesa -que en la actualidad posee el 100% del capital- y prepara una ampliación de capital con una colocación de acciones en bolsa.

El valor que Cacaolat podría alcanzar en bolsa ha sido estimado en 180 millones de euros y la familia Ruiz Mateos ya ha contratado a un banco de negocios para preparar el folleto de emisión.

Consolidar el crecimiento

Nueva Rumasa busca con esta medida, además de financiar el crecimiento de Cacaolat -contempla invertir en una nueva planta en Barcelona-,  e incluso ganarse la confianza de los inversores.

Nueva Rumasa lanzó una emisión de pagarés con una rentabilidad del 8% hace seis meses que despertó las desconfianzas de la CNMV. El regulador no podía supervisar la operación dado que la inversión mínima era de 50.000 euros, volumen que exhime a Nueva Rumasa de someterse a la supervisión de la CNMV. No obstante, no pudo evitar que el regulador emitiera sendos comunicados alertando a los inversores de los posibles riesgos, comunicaciones que no sentaron bien en el seno del grupo. A pesar del aviso de la CNMV, Nueva Rumasa ha optado por sacar a bolsa su filial, lo que se interpreta como un desafio.

La emisión de pagarés, no obstante, ha sido todo un éxito. Nueva Rumasa ha captado 70 millones de euros en sólo seis meses y ha dejado atrás sus diferencias con la CNMV. Así, y para evitar susceptibilidades y temores, el grupo prevé lanzar una nueva emisión de pagarés que sí quedará bajo la supervisión del organismo regulador. Esta medida, junto con la salida a bolsa de Cacaolat, permitirán a Nueva Rumasa dar mayor seguridad y transparencia a futuros inversores.
 
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad