Nueve de cada diez viviendas de lujo en Barcelona, en manos de extranjeros

stop

El perfil de inversor ha cambiado con el aumento de clientes asiáticos y americanos, coincidiendo con la nueva ley española de emprendedores

El paseo de Gràcia de Barcelona / EFE

20 de octubre de 2014 (17:27 CET)

¿Quién compra las viviendas high profile en Barcelona? La capital catalana resulta interesante para los inversores, sobre todo extranjeros. Pero no buscan ni se conforman con cualquier cosa. Por ello, nueve de cada diez viviendas de lujo caen en manos de inversores internacionales, según datos ofrecidos por la filial española del grupo americano Coldwell Banker.

Entre los motivos que llevan a los extranjeros a invertir su dinero en los inmuebles de alto nivel en Barcelona destaca la rentabilidad que pueden obtener con ellos. La relación calidad-precio de la oferta en la Ciudad Condal es un gran atractivo. En Barcelona, este tipo de viviendas ha bajado los precios entre un 25% y un 40% durante los últimos años, detalla la firma inmobiliaria.

A los américos y asiáticos les gusta BCN

El pefil del comprador también ha sufrido algunos cambios. Por lo general, algunas europeos como los franceses, ingleses y suizos buscaban casas de lujo en Barcelona como inversión de futuro. Sin embargo, a estas nacionalidades se suman otras que ganan fuerza año tras año. Se trata de los americanos y asiáticos.

La ley de emprendedores que entró en vigor a finales de 2013 también ha sido uno de los factores que ha animado el hambre de compra de los extranjeros. La obtención del permiso de residencia para los inversores que destinen medio millón de euros o más en inmuebles sin cargas ubicados en España ha aumentado el interés. Sin embargo, se desconoce qué crecimiento exacto se ha experimentado en la demanda fruto de la nueva normativa. “Es una tendencia que se ha detectado”, añaden fuentes de Coldwell Banker.

En la actualidad, Barcelona cuenta con una cartera de 400 inmuebles de lujo a la venta, cuyo precio supera el medio millón de euros. Su ubicación es también de primer nivel. Estas propiedades se encuentran en el pulmón comercial y en barrios residenciales de la ciudad. Es decir, en las zonas próximas al paseo de Gràcia y la Rambla de Catalunya. Este mercado mueve cerca de 300 millones de euros al año.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad