Nuevo tropiezo de Díaz Ferran: Marsans Argentina cierra

Sin título

20 de enero de 2010 (10:45 CET)

Marsans Argentina Otro dolor de cabeza para Díaz Ferrán, presidente de la patronal española y accionista de referencia de la sociedad. Marsans Argentina cierra, y la noticia se sabe cuando empieza el nuevo diálogo sobre concertación social en España y cuando los operarios damnificados por Air Comet reinician las movilizaciones.

Marsans Internacional Argentina (Miasa) se encuentra en situación de quiebra técnica tras despedir la pasada semana a 45 del total de 50 empleados que quedaban a través de un telegrama en el que la compañía alegaba razones económicas ajenas a la empresa, según informaron fuentes de los trabajadores despedidos.

"Como consecuencia de razones de fuerza mayor originadas en circunstancias ajenas a la voluntad de la empresa, nos vemos obligados a poner fin a la relación laboral", según el telegrama, enviado el pasado 13 de enero y firmado por el apoderado y abogado de la filial de Marsans, Paulo Miguel Rollán, al que tuvo acceso Europa Press.

Los trabajadores denuncian que la empresa todavía no ha declarado oficialmente su suspensión de pagos, por lo que no pueden reclamar los tres meses de sueldos impagados, así como las correspondientes cargas a la Seguridad Social de un año.

Los 45 despidos se suman a los cerca de 20 empleados que abandonaron la empresa desde que el pasado 1 de diciembre dejara de vender billetes y viajes, cuatro días después se suspendió la prestación de cualquier servicio. Las oficinas de Marsans en Buenos Aires sólo cuentan ya con los cinco empleados del departamento de administración y se ha prohibido la entrada a los trabajadores despedidos.

Por su parte, fuentes del grupo Marsans en España indicaron a Europa Press "no tener nada que ver accionarialmente ni funcionalmente con Marsans Internacional de Argentina".

En el telegrama, Miasa le comunica a cada uno de los empleados que "se han registrado en su totalidad las sumas abonadas por todos y cada uno de los conceptos remuneratorios y no remuneratorios consignados en sus recibos de sueldo" en los registros laborales.

Sin embargo, las mismas fuentes de los trabajadores calificaron esta afirmación de "trampa judicial", ya que lo que dice el telegrama supone que los salarios "están registrados en los libros pero no pagados", y afirmaron que buscarán un representante legal para reclamar las deudas por vía judicial, tal y como adelantó Hosteltur.

El auditor abandona Argentina

Además, las mismas fuentes de los trabajadores explicaron que el auditor Francisco Díaz, enviado por Marsans el pasado 6 de enero tras conocer que el Gobierno argentino había abierto un expediente administrativo a Marsans Internacional de Argentina por emitir cheques sin fondos, "resultó ser un abogado, que pasó tres días en Argentina y se marchó el día antes de enviar los telegramas de despido".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad