Obama, contra los bancos grandes

stop

21 de enero de 2010 (19:12 CET)

Al presidente de Estados Unidos no le gustan los bancos grandes. Por eso, Barack Obama ha anunciado este jueves un plan para limitar el tamaño y las actividades de los bancos estadounidenses y de las empresas financieras, en un intento por combatir los excesos corporativos y la toma de riesgo desmesurado.

El presidente estadounidense ha sido muy tajante al esgrimir las razones para intentar limitar el tamaño y el alcance de las instituciones financieras. "Nunca más seremos rehenes de un banco demasiado grande para caer", ha advertido Obama.

"Aunque el sistema financiero es mucho ahora más sólido que hace un año, sigue operando exactamente bajo las mismas reglas que lo llevaron al borde del colapso", ha señalado Obama. "Mi decisión de reformar el sistema se ve fortalecida cuando veo un retorno a las viejas prácticas y a algunas de esas empresas oponerse a la reforma", agregó el mandatario.

El plan forzará a las empresas financieras a elegir entre actividades inmobiliarias, negociación bursátil y en ocasiones arriesgados instrumentos financieros o actividades comerciales, como préstamos y depósitos.

Obama, que hace suyas las ideas defendidas por su asesor Paul Volcker (ex presidente de la Reserva Federal), también pondrá límites a determinadas actividades financieras, como el propietary trading (operaciones que realizan los bancos con sus fondos propios o los de sus clientes para conseguir ganancias en beneficio propio). De este modo, los bancos no podrán invertir en hedge funds o sociedades de capital riesgo en su propio beneficio, según el presidente.

Las medidas de Obama, que deben ser aprobadas por el Congreso, se presentan una semana después de que el presidente anunciara la imposición de una tasa a la banca para recuperar el dinero que la Administración destinó a estabilizar al sector tras la crisis financiera de 2008.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad