Obama dice que EEUU puede ayudar a la economía mundial con una "fuerte recuperación"

stop

El presidente de Estados Unidos asegura que, igual que su país debe asumir cambios, otros países también debe contribuir al reequilibrio global

Barack Obama, presidente de Estados Unidos

10 de noviembre de 2010 (12:51 CET)

El presidente de EEUU, Barack Obama, considera que una "fuerte recuperación" de la economía de EEUU es la mayor aportación que la primera potencia mundial puede hacer a la recuperación global y asegura que, igual que su país debe asumir cambios, otros países también debe contribuir al reequilibrio global.

En una carta remitida por el inquilino de la Casa Blanca a los líderes del G-20, Obama, afirma que "una fuerte recuperación, que permita crear empleo, generar ingresos y consumo, es la contribución más importante que EEUU puede hacer a la recuperación global". Así, el presidente estadounidense subraya que su país "hará su parte" en la restauración del fuerte crecimiento de la economía, la reducción de los desequilibrios y en calmar los mercados.

Sin embargo, Obama advierte de que igual que EEUU debe cambiar, también deben hacerlo aquellas economías que previamente han confiado en las exportaciones para compensar la debilidad de su demanda interna.

"Un reequilibrio de las fuentes de demanda global, junto a la determinación del mercado de unos tipos de cambios que reviertan las significativas infravaloraciones, son la mejor base para los cambios necesarios para lograr una recuparción vigorosa y bien equilibrada", señala el presidente de EEUU.

"Cuando todas las naciones hacen su parte, los emergentes no menos que los desarrollados, y aquellos con superávit no menos que los deficitarios, todos nos beneficiamos de un mayor crecimiento", añade.
A este respecto, Obama destaca el plan de acción fijado por los ministros de Finanzas del G-20 la semana pasada para aplicar políticas que reduzcan los riesgos procedentes de los desequilibrios externos, especialmente al reconocer la responsabilidad de aquellos países con moneda de reserva y el rol de los tipos de cambio determinados por el mercado, junto al compromiso para abstenerse de devaluar la divisa para ganar competitividad.

"Si trabajamos juntos para evitar el tipo de desequilibrios que debilitaron la economía global en vísperas de la crisis, impulsaremos la recuperación global", afirma Obama, quien considera que con estos cambios, los países emergentes se convertirán en una creciente fuente de demanda global, por lo que reitera la necesidad de lograr avances sobre la Ronda de Doha.

Respecto a la reforma financiera, el presidente de EEUU destaca el impacto positivo que tendrá la nueva legislación, conocida como 'Dodd-Frank', a la hora de mejorar la protección de los consumidores y la integridad de los mercados financieros. Asimismo, Obama confirma que EEUU aplicará los nuevos requisitos fijados por Basilea III en las fechas establecidas.

"Sin embargo, ahora no es momento para la complacencia. El mercado no esperará a que terminemos, nos examinará cada día", advierte el presidente de EEUU.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad