Obama, pesimista sobre una pronta recuperación

03 de julio de 2009 (11:14 CET)

Cunde el pesimismo en EEUU tras los casi 500.000 nuevos parados registrados en el mes de junio. Barack Obama, presidente de EEUU, ha señalado que los últimos datos sobre el desempleo son "motivo para reflexionar" pese a destacar al mismo tiempo que la destrucción de puestos de trabajo es ahora menos intensa que en el primer trimestre, cuando sólo en el mes de enero se perdieron 741.000 empleos. 

Los datos oficiales indican una pérdida de 467.000 empleos en junio en EEUU, una cifra superior a la esperada por los analistas y que eleva el índice de paro del 9,4 por ciento al 9,5 por ciento, la cifra más alta en 25 años. 

Obama señaló a este respecto que "esta crisis se ha gestado durante años y serán necesarios más que unos meses para superarla", aunque también subrayó su confianza en que "a largo plazo vamos a prosperar" y a superar esta crisis. 

La tasa de desempleo en EEUU, que ya se sitúa en el 9,5% es más que previsible que continúe aumentando hasta llegar a los dos dígitos, tal y como apuntó el portavoz de la Casa Blanca, Robert Gibbs, al afirmar que “estamos encaminados a un índice de desempleo del 10% en los próximos dos o tres meses". 

Y es que después de la pérdida de 322.000 empleos en mayo los analistas estimaban que junio acabaría con una destrucción de 350.000 puestos de trabajo, con lo que la cifra oficial ha acabado por acrecentar el pesimismo en torno a una pronta recuperación de la economía. 

Las perspectivas a corto plazo no son nada halagüeñas, dado que se espera que el impacto del estímulo económico de 787.000 millones de dólares administrado desde febrero por el Gobierno vaya apagándose durante lo que queda de año.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad