Optimismo voluntarioso de la Cambra

stop

11 de noviembre de 2009 (13:17 CET)

La parte más dura de la crisis ha terminado en Catalunya. “Hemos tocado fondo. No vamos a peor”. Esto es lo que ha dicho el presidente de la Cambra de Barcelona, Miquel Valls, en la presentación de los datos de coyuntura económica correspondientes al tercer trimestre de este año y las previsiones para el 2010.

“Vemos mejoras en los sectores de la industria, la construcción e incluso en el ocio” dijo Valls. Hasta el tercer trimestre el PIB catalán había caído a un ritmo del 4,6%, pero en el próximo trimestre, el cuarto, la sensación de los expertos es que este indicador se estabilizará, con lo que el resultado final será un descenso del 4,2%. Para el año 2010 la previsión es que la caída se modere hasta un 0,6%, mostrando un perfil en L.

A esta situación contribuirá la mejora de las exportaciones, que es empieza a notar, según dijo Valls. Estos movimientos están siendo favorecidos por el tirón que empieza a notarse procedente de los países más desarrollados del ámbito europeo. A un ritmo más moderado evolucionará también positivamente la industria, y la construcción caerá, a una velocidad mucho más lenta.

En el ámbito interior se nota, dijo Valls, que se empiezan a notar los efectos de la reducción de los precios de venta de la vivienda y el descenso de los tipos de interés, cosa que ha situado el esfuerzo que ha de realizar una persona para adquirir una vivienda un 30% por debajo de hace un año.

A pesar de todo, la sensación de la población, medida por las encuestas de confianza, “ha caído, después de meses de mejora. A ello han contribuido los problemas de falta de liderazgo político ante la crisis y el afloramiento casos de corrupción”.

Otro elemento que para la Cambra es clave para encarar la recuperación es la inversión pública. En este sentido, ha valorado negativamente para Catalunya la evolución de este año. Este año la adjudicación de obra pública correspondiente a Catalunya será del 62% hasta agosto. Y para 2010 el descenso previsto hace considerar a Valls que este apartado será muy negativo para Catalunya, tanto por la menor inversión procedente de los presupuestos generales, la caída del que protagonice la Generalititat y también el descenso de la inversión local vinculada al PlanE 2010.

Por lo que se refiere a la inversión privada seguirá cayendo pero a un ritmo más moderado. Dijo Valls.
Por lo que se refiere a los efectos que esta situación de estabilización pueda tener en el empleo, la cambra no los ha valorado explícitamente, aunque Valls aseguró que “los recortes fuertes ya se han realizado en la mayor parte de las empresas”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad