Paros en las plantas de Seat contra el recorte de 330 puestos de trabajo

stop

Sin título

18 de enero de 2010 (18:33 CET)

Cuando todo parecía indicar que Seat había superado lo más negro de la crisis, ha vuelto la tensión. Hasta tal punto que se han producido paros en la producción en la plantas de la empresa en Barcelona y Martorell.

Los operarios de la factoría de Seat en Martorell han parado hoy sus actividades, por media hora durante la tarde de este lunes, y se han sumado al paro iniciado por mañana en la planta de la Zona Franca de Barcelona. Con la huelga protestan contra la decisión de despedir a 330 trabajadores de distintos departamentos, bajo la acusación de no rendir lo bastante. Al respecto, desde los sindicatos han anunciado que denunciarán los despidos ante la Inspección de Trabajo. El año pasado, tras la adjudicación a la fábrica del Audi Q3, la empresa pactó con los empleados el mantenimiento del empleo.

Durante la mañana de este lunes, tan pronto empezaron a circular algunas cartas de despido, los sindicatos han hecho un llamamiento a paralizar los tres turnos en las instalaciones de la empresa en Zona Franca, donde trabajan unas 1.200 personas, reivindicando “nuestro derecho a ejercer la libertad sindical", según fuentes sindicales.
El paro en las instalaciones centrales tiene, al poco tiempo de producirse una traslación directa a la planta de Martorell, como así ha pasado durante la tarde del lunes.

El comité de empresa, además, ha presentado una denuncia ante la Inspección de Trabajo por los despidos, que afectan a unas 220 personas. El recorte de personal por "no remar", en palabras del presidente de Seat, James Muir, afecta a 330, pero 120 ya han acordado con la compañía su próxima jubilación.

Durante la mañana del lunes, la tensión ha sido máxima cuando un amplio grupo de representantes sindicales se ha presentado en el edificio corporativo de Seat con la idea de que "cualquier trabajador afectado pueda estar acompañado de un delegado o representante sindical durante el proceso", explicó un portavoz sindical.

Un portavoz de Seat explicó que "por razones de seguridad" la empresa ha impedido que entre "un grupo numeroso de unas 50 personas y ha ofrecido en cambio que entren dos representantes de cada sindicato". El presidente del comité de empresa, Matías Carnero ,UGT, ha explicado a la agencia Europa Press que los Mossos d'Esquadra han intentado mediar sin éxito, y ha calificado de "barbaridad" la situación creada.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad