Penedès perderá 35 millones con sus propias preferentes

stop

BANCA

Sede de Caixa Penedès

13 de diciembre de 2012 (21:49 CET)

La Comisión Europea (CE) estudia imponer quitas de hasta el 36% a las inversiones en participaciones preferentes y deuda subordinada de Banco Mare Nostrum (BMN). Aún perduran 350 millones en este tipo de referencias que suscribieron inversores institucionales, entre ellos las propias cajas accionistas de la entidad presidida por Carlos Egea.

Esta primavera, el banco canjeó las 15 emisiones distribuidas durante 10 años a clientes y empleados. Los ahorradores escaparán de la situación vivida en otras entidades, como las fundadoras de Bankia. Las pérdidas que se adjudicarán no sólo Penedès, sino Sa Nostra, Murcia y Granada, ayudarán a reducir la factura de la nacionalización de la entidad.

Pérdidas

El coste final se conocerá la próxima semana. Bruselas quiere aplicar la ecuación de a mayor merma para los inversores profesionales, menor aportación del erario comunitario. De modo que el canje de esas referencias supondrá que Caixa Penedès perderá como mínimo 35,28 millones de los 98 millones invertidos en sus propias preferentes, aportadas, más tarde, al banco de Egea. Sobre la mesa de negociación hay propuestas de quitar hasta el 48% del valor nominal de las emisiones.

Por unos días, la institución con sede en Vilafranca (Barcelona) será propietaria de algo menos de un tercio del banco (28%). Ese porcentaje se depreciará notablemente tras la primera inyección de 470 millones ordenada por el Frob así como una vez abonadas las futuras aportaciones. De modo que Penedès no sólo encara pérdidas millonarias, también perderá peso en BMN.

Minoristas


Al margen de este escenario se sitúan los ahorradores. La alianza de cajas fue la primera en aplicar una fórmula inédita  entre las diseñadas para superar el problema de las preferentes y otros productos complejos. BMN anunció en marzo el canje de 15 emisiones de deuda subordinada, con un valor nominal de 1.100 millones de euros, por depósitos bancarios tradicionales.

Los títulos afectados por el canje iban desde una emisión lanzada en 1988 por Caja Murcia hasta otras tres más recientes de 2009, de Sa Nostra, la propia Penedès y Caja Granada.

El depósito que contrataron los clientes y empleados de Murcia a cambio de sus títulos es a cuatro años, con una remuneración del 1,75%. En Sa Nostra, Penedès y Caja Granada también se propuso un intercambio por depósitos al mismo plazo, pero con rentabilidades del 2,41%, 2,31% y 1,89%, respectivamente. Tras las operaciones de transformación, no quedan, según fuentes de la entidad, inversores minoristas en posesión de este tipo de productos de inversión. Las únicas preferentes vivas en BMN son las del paquete institucional sobre las que Bruselas pretende actuar.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad