Penedès y las otras tres cajas de su SIP grupo traspasan toda su actividad financiera al Banco Mare Nostrum

stop

Las direcciones de las cuatro entidades del grupo anuncian su pronta salida a bolsa sin perder sus señas de identidad

01 de febrero de 2011 (08:44 CET)

Las direcciones de Caixa Penedés. Caja Murcia, Caja Granada, y Sa Nostra han decidido traspasar todo su negocio financiero al grupo Banco Mare Nostrum (BMN), creado por las cuatro entidades, para articular su plena integración y "sentar las bases para su futura salida a Bolsa".

Según ha informado la entidad, el acuerdo establece que cada una de las cuatro cajas que integran Mare Nostrum pasen a desarrollar su objeto propio de entidad de crédito mediante la fórmula de "ejercicio indirecto de la actividad financiera de las cajas de ahorros" a través de la sociedad central del grupo.

La decisión "tiene por objeto articular la plena integración dentro del grupo de las entidades que lo conforman" y preparar la futura salida del Banco al mercado bursátil.

Esta bancarización de las cuatro cajas de ahorro es la cuarta que se produce en el panorama financiero español, después de las de La Caixa, Unnim (caja nacida de la fusión entre Sabadell, Terrassa y Manlleu), y el Banco Financiero y de Ahorro (integrado por Caja Madrid, Bancaja, Caja Insular de Canarias, Caja Rioja, Caja Ávila, Caja Segovia y Caixa Laietana).

Estas conversiones llegan tras el anuncio del Gobierno de que el mínimo de solvencia exigido a las cajas de ahorro se situará entre un 9% y un 10%, y de que sólo se concederán ayudas -en forma de compra de acciones- a las entidades que tengan forma de banco.

Desde hace dos semanas, BMN dispone de sede central en Madrid y tiene prácticamente ultimada la reducción de sucursales del grupo, que supondrá el cierre de 171 oficinas, un 10% del total existente antes de la fusión.

Un SIP que empezó en junio


La creación de Mare Nostrum comenzó el 2 de junio con la aprobación, por parte de los respectivos consejos de administración de las cuatro cajas, del protocolo de intenciones para constituir un Sistema Interbancario de Protección (SIP) o fusión fría, que fue firmado por los presidentes cinco días después y cuyo contrato fue rubricado el 1 de julio.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad