Piqué saca el látigo contra Alemania: “No siente la idea de Europa”

stop

EUROPA, EN CRISIS

Mariano Rajoy y Josep Piqué en la jornada del Círculo en Sitges

13 de julio de 2011 (21:17 CET)

En un tono didáctico y suave, como acostumbra, el presidente del Círculo de Economía, Josep Piqué, ha proyectado un mensaje entre provocador y realista en la foto fija que ha realizado sobre la realidad de Europa en pleno azote de la crisis económica. Ante la pérdida de pujanza de Europa frente a Asia y Latinoamérica, “que hablan de la crisis en pasado”, ha asegurado que la única solución es que “Europa se una. Seguimos sin ser percibidos como una auténtica unión política y económica. Nos hemos quedado en una unión monetaria”, ha asegurado.

En una intervención en la que ha puesto de manifiesto la falta de voluntad de los líderes europeos para armonizar las políticas fiscales y presupuestarias, Piqué ha metido el dedo en la llaga de Alemania. Tras curarse en salud diciendo que los ciudadanos germanos tienen razones para quejarse porque muchos países “no hemos hecho los deberes”, ha asegurado que “estoy muy preocupado por la actitud de Alemania. Percibo una Alemania muy alemana, que no siente la idea de Europa como antes y que cada vez más vela por sus propios intereses”.

Y en su intervención en 'Los Almuerzos del Mercado', organizado por Gestiona Fórum en colaboración con el Instituto de Estudio Bursátiles (IEB), el ex ministro ha lanzado también un mensaje a Francia. “Antes, cuando Alemania flaqueaba, Francia empujaba en la idea de Europa. Pero ahora no empuja”. En definitiva, ha dejado claro que la Eurozona no tiene ninguna posibilidad de salir de la crisis sin el apoyo de Alemania.

Piqué ha calificado el momento como “frágil”. Ha explicado el proceso por el cual “el mundo ha dejado de ser occidental; ahora es asiático” y no ha dudado en calificar de “catastrófico” el escenario de una posible desaparición del euro, por lo que ha reclamado que hay que “transmitir a los mercados que desde Europa se va a defender la moneda comunitaria bajo cualquier circunstancia".

El caso de España

Pesimista también pero menos incisivo se ha mostrado también Piqué --presidente de Vueling-- a la hora de ilustrar la situación de España, señalando que hay un momento de impasse en lo político y un nivel de confianza “perfectamente descriptible”. Luego han llegado las críticas: “No quisimos reconocer la crisis en el sistema financiero” o “algunas reformas básicas se han quedado a medias”.

Pero lo más relevante, lo más preocupante a juicio de Piqué, es que aunque el turismo o el comercio se mantiene en unos niveles aceptables, el riesgo es que la “economía de España no vuelva a crecer”. Y ha pedido que la restructuración del sistema financiero se haga cuanto antes --“la salida a bolsa de las cajas tiene que salir bien y va a salir bien. De lo contrario, estaremos ante una crisis sistémica de primer orden”, ha asegurado-- y acabar con la lacra del paro juvenil. Y cuando se le ha preguntado por la conveniencia de unas elecciones anticipadas, no ha dudado en la respuesta: "cuanto antes se acabe con la agonía, mejor".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad