Polaris World pugna por evitar la suspensión de pagos

Sin título

29 de diciembre de 2009 (13:45 CET)

Polaris World, el líder español del turismo residencial, negocia contrarreloj para evitar presentar la suspensión de pagos y seguir el mismo camino que inmobiliarias como Seop, Llanera, Proinsa o Nozar . Para evitar el concurso de acreedores debe, antes del 22 de marzo de 2010, renegociar con sus acreedores una deuda que, según fuentes del sector, ronda los 900 millones de euros.

El grupo inmobiliario ha solicitado al Juzgado de lo Mercantil número 2 de Murcia que varias de sus empresas puedan acogerse al plazo de tres meses que la Ley Concursal otorga para renegociar las deudas antes de declararse en concurso de acreedores.

Esta posibilidad, que se recoge en el artículo 5.3 de la Ley Concursal tras la reforma de la norma de 27 de marzo de 2009, establece que "el deber de solicitar la declaración de concurso no será exigible al deudor que, en estado de insolvencia actual, haya iniciado negociaciones con los acreedores sobre el pago de sus deudas". Sin embargo, si Polaris no llega a un acuerdo con los bancos antes de los citados tres meses tendrá que declararse, inevitablemente, en suspensión de pagos.

Meses de negociaciones

Se da la circunstancia de que Polaris lleva buena parte del año renegociando sin éxito con sus principales acreedores -Bancaja, CAM, Banco Popular, Banco de Valencia y Cajamurcia- el pago de la deuda, según aseguran fuentes del sector. La primera inmobiliaria de la región de Murcia está dispuesta a ceder parte de sus activos a los bancos, que podrían pasar a ser propietarios de la mayoría de los seis complejos residenciales de Polaris. Sin embargo, hasta el momento, la promotora no ha conseguido llegar a un acuerdo con las entidades financieras.

Polaris World fue creada en 2001 por Pedro García Meroño y Facundo Armero, dos promotores inmobiliarios de Torre Pacheco (Murcia), que apostaron por un modelo de turismo residencial con grandes complejos que ofrecían servicios completos a sus habitantes, desde campos de golf a supermercados.

Negocios complementarios

Desde sus inicios y al calor del boom inmobiliario, Polaris forjó una sólida red exterior de ventas con 11 oficinas en el extranjero y se crearon filiales de todos aquellos negocios complementarios que servían para atender a los turistas: muebles, jardinería, tratamiento de aguas e incluso gasolineras. Además, la inmobiliaria apostó por el lanzamiento de fuertes campañas de publicidad e imagen con el fin de dar salida a las promociones.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad