¿Por qué motivos te pueden denegar un préstamo?

stop

Existen varias causas como algunos asuntos legales o bien porque nuestro perfil no genera confianza

10 de febrero de 2013 (19:25 CET)

Conseguir un préstamo no es tarea fácil, o al menos no tanto como en los tiempos de la burbuja y la bonanza. Existen muchas causas que pueden echar atrás al banco o empresa prestamista, bien por asuntos legales, como la edad, o bien porque nuestro perfil no genera confianza. Son las siguientes:

1. Estar en ASNEF (o RAI o cualquier fichero de morosos). Esto nos desacredita como pagadores, por lo que prácticamente ningún banco nos concederá un préstamo. Aunque, en función del importe adeudado, hay empresas que sí pueden concedernos mini créditos. Es el caso de Via SMS (consultar aquí créditos con ASNEF).

2. Estar en paro. No tener empleo es también un motivo casi fulminante para quedar fuera del reparto del crédito, aunque algunas entidades pueden hacer la vista gorda en función del importe, del plazo y de la prestación que estamos recibiendo (ver créditos sin nómina).

3. Mala ratio deuda/ingresos. Es sencillo: cuantas más deudas tengamos en relación a nuestros ingresos, mayor riesgo representamos para el banco. Por tanto, no querrá prestarnos dinero o querrá cobrarnos más, ‘colocarnos’ un seguro, etc.

4. Demasiado joven o demasiado mayor. Los bancos suelen desconfiar de los menores de 23 años a la hora de conceder préstamos, y lo mismo sucede con los mayores de 65 años, así que si estamos en una de estas dos franjas tal vez nos cueste más convencer a la entidad de nuestra solvencia. Por supuesto, los menores de edad quedan de entrada descartados.

5. Vivir en una zona con morosidad. Aunque no se reconoce públicamente, los bancos a veces se basan en el historial de pagos de nuestros vecinos para concedernos o no un préstamo. Vivir en una zona de alta morosidad puede traernos problemas para acceder al crédito.

6. No tener cuenta bancaria a nuestro nombre. Suena a obviedad, pero a veces hay personas que quieren un préstamo y ni siquiera tienen una cuenta corriente a su nombre. Esto suele suceder especialmente en los créditos rápidos on line y en los mini créditos.

7. Ser autónomo. Hoy en día, los bancos desconfían de la capacidad de reembolso de los autónomos, ya que los impagos de facturas y demás contratiempos están a la orden del día en este tipo de profesionales. Eso sí, existen ofertas especiales de préstamos para autónomos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad