Preacuerdo en Caixa Catalunya: 1.300 bajas voluntarias

stop

27 de noviembre de 2009 (10:26 CET)

Los sindicatos y las direcciones de las tres cajas implicadas en el proceso de fusión de Caixa Catalunya, Tarragona y Manresa alcanzaron este jueves un preacuerdo laboral que supondrá el recorte de hasta 1.300 empleos, lo que supone el 14,5% de la plantilla, mediante prejubilaciones y recolocaciones voluntarias.

También se cerrarán 395 oficinas (24,5% del total), lo que supone una rebaja de la cifra de máximos inicial en 500 personas y 105 oficinas. Las bajas incentivadas serán "residuales", para los empleados que no deseen cambiar de lugar de trabajo.

Para los trabajadores que continúen en la nueva entidad, la equiparación de condiciones laborales para igualarlas al alza, hasta las que hay vigentes ahora en Caixa Catalunya. Este proceso empezará en 2010 y durará tres años. Los trabajadores mayores de 60 años en 2010 que opten por la prejubilación recibirán el 90% del salario neto, mientras que los de entre 56 y 59 años contarán con el 80% del salario neto. Quienes opten por la baja incentivada recibirán indemnizaciones según su antigüedad, que llegarán hasta los 30 meses de sueldo (2,5 años) para quienes lleven más de 12 años trabajando en una de las cajas.

Para antes de fin de año está previsto que se redacte el reglamento que fijará todas las condiciones para las prejubilaciones, bajas y recolocaciones, incluyendo parámetros como la proximidad geográfica, la edad y las circunstancias familiares.

Las cajas ya avanzaron en un comunicado que los empleados que sean recolocados y su nuevo puesto de trabajo requiera movilidad geográfica, tendrán compensaciones económicas en función de los kilómetros de desplazamiento.

Caixa Catalunya, Tarragona y Manresa destacaron que la nueva entidad resultante de la fusión contará con una red de 1.250 oficinas, con más de 82.000 millones de activos consolidados y más de 7.600 empleados, lo que la convierte en la cuarta entidad del país por volumen de negocio.

Asimismo, señalaron que el preacuerdo "permite iniciar una nueva entidad con una sólida y optimizada red comercial, así como unos eficientes servicios centrales, que son las bases de la competitividad, viabilidad y solvencia de la nueva caja".

Las cajas consideraran que la firma de este preacuerdo "es un punto clave en el proceso de fusión", y añadieron que el resto de los aspectos relativos al proceso de integración se están desarrollando "de forma ágil y siguiendo los calendarios previstos".

Los sindicatos, tras un proceso de negociación que calificaron de "trabajoso", se mostraron satisfechos por la reducción del número de oficinas y empleos a recortar, por la voluntariedad del proceso de reestructuración y por el avance del inicio de la equiparación salarial, anteriormente planteado para 2013.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad