Prisa: contra la crisis, recortes salariales

stop

La empresa no abonará dividendos por primera vez en 20 años

Sin título

18 de junio de 2009 (17:21 CET)

Lo que era un secreto a voces, ya se ha hecho público, el principal grupo de comunicación español, Prisa, ha anunciado recortes salariales para mejorar sus cuentas. Lo ha dicho su  presidente ejecutivo, Juan Luís Cebrián, que ha asegurado que el grupo quiere recortar los salarios de sus trabajadores en torno a un 8%, para hacer frente a la situación difícil por la que pasa la prensa. Igualmente, la empresa dejará de pagar dividendo a sus accionistas por primera vez en 20 años.

El grupo español, propietario del diario El País, dijo este jueves que está adoptando una serie de medidas para hacer frente a la crisis publicitaria y a su alto endeudamiento, incluyendo un posible recorte de los salarios de sus empleados.

"Vamos a proponer a los empleados del grupo con un sueldo superior a 100.000 euros una reducción del 8% del mismo (...) De forma paralela, pretendemos negociar con los representantes sindicales reducciones similares a cambio de una disminución en la jornada laboral", dijo Cebrián. Agregó que esta medida debería entrar en vigor a principios de julio y se mantendría en vigor hasta finales del 2010.

Simultáneamente, el grupo ha intensificado la búsqueda de socios para comprar participaciones minoritarias en su negocio editorial Santillana y en el grupo portugués Media Capital.

Además, Cebrián ha dicho que, dentro de esta búsqueda de capital, mantiene "negociaciones prometedoras" con Imagina, perteneciente al grupo de medios Mediapro, y, más que probablemente, se llegará a un acuerdo dentro del plazo de un mes que se dieron las partes.

Por otra parte, teniendo en cuenta la delicada situación del balance de la empresa, Cebrián ha anunciado que por primera vez en más de dos décadas, Prisa no repartirá dividendo con cargo al ejercicio de 2008. "Hemos acordado con nuestros bancos acreedores que la política de reparto de dividendos solo se volverá a producir cuando se estabilice el balance consolidado del grupo en un nivel de deuda no superior a tres veces y media el ebitda generado", ha añadido.

El consejero delegado se muestra muy pesimista respecto a esta crisis "de enorme gravedad", que según sus cálculos durará dos años más, lo que significa que "de cuatro o cinco años más de crisis no nos apea nadie".
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad