Proveedores buenos, proveedores malos

stop

Sin título

18 de febrero de 2009 (12:07 CET)

“Sólo los fuertes y los más preparados sobreviven a las crisis”. Este principio darwinista rige plenamente hoy, al parecer, entre los fabricantes de automóviles, solo que aplicado con especial énfasis al segundo nivel de la cadena, sus proveedores de componentes. Y es que, según ha podido saber ED, los “grandes” están aplicando en su política de aprovisionamiento el criterio de que los suministradores con posibles dificultades de supervivencia en un hipotético escenario futuro quedan apartados en favor de aquellos que los constructores consideran que sobrevivirán a la crisis.

Algunos empresarios han visto de forma inesperada como los pedidos que hasta hace poco eran encargados a otras compañías ahora los reciben ellos, en un trasiego no previsto de proveedores. Los que los pierden están en la lista de futuros caídos, de la que resulta muy difícil salir.

Fuentes de la patronal del sector de componentes, Sernauto, consultadas por ED han manifestado no tener conocimiento de los cambios de actitud de los grandes fabricantes ni tampoco de si las grandes marcas han efectuado algún estudio que permita saber qué proveedores tienen riesgo de quedarse en el camino y cuales tienen músculo suficiente para mantenerse en el mercado.

Un experto del mundo de la consultoría ha explicado, no obstante, que “esta actitud no es nueva”, refiriéndose a las actitudes selectivas de las grandes marcas hacia sus proveedores. “Grandes fabricantes como Renault o Volkswagen”, en momentos de crisis apoyan con fuerza a sus proveedores de referencia para no quedar-se colgados”. El problema es para aquellos a los que una mano invisible, otra, ha señalado como poco aptos para sobrevivir.

El nivel de control que sobre los proveedores de primera fila tienen los fabricantes de automóviles hace muy fácil que puedan monitorizar su estado y apoyarles cuando les interesa o dejarles caer cuando sus servicios ya no son esenciales. En este sentido, el momento en el que el poder de de Arriortúa, tanto en General Motors como en Volskwagen, de forma que los los fabricantes fue más omnímodo coincidió con la gestión del experto vasco José Ignacio López fabricantes llegaron a gestionar directamente los sistemas de producción de sus proveedores, imponiéndoles escandallos , estuvieran o no conformes.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad