Puede caer Joan Canals

stop

Sin título

30 de marzo de 2010 (18:56 CET)

En el epígrafe del textil de la Cambra de Barcelona se presentan también dos candidatos, Xavier Ballús y Joan Canals, aunque ninguno de los dos puede considerarse renovador, porque ambos han representado al gremio en la institución hasta este mandato. De hecho, se han repartido el trabajo ya que Ballús, de la empresa Enrique Ballús, representa al textil de cabecera, mientras que Canals, presidente de Pulligan, hace lo propio con el género de punto.

Pero la crisis permanente del sector, y su consiguiente pérdida de peso en el conjunto de la economía, ha provocado que el número de representantes del textil en el pleno de la Cambra haya bajado de dos a uno, con lo que Joan Canals, como segundo representante, perderá esta condición tras las elecciones.

Cuando Ballús y Canals vieron que no había sitio para los dos, el presidente de Pulligan, animado por Ballús, decidió probar suerte e intentó presentarse en la lista de los candidatos propuestos por las patronales. Pero la alternativa no funcionó, porque, en un hecho sin precedentes, Foment del Treball y Pimec decidieron pactar la lista de candidatos, con lo que el número de aspirantes quedó reducido a la mitad.

Viendo pues que esta opción no era posible, Canals decidió disputar la candidatura a Ballús, hecho que, según comentan fuentes de las candidaturas, no ha generado tensiones de ningún tipo ni “ningún enfrentamiento personal”.

Más allá de la Cambra, los dos candidatos también representan a su sector en las respectivas patronales. Canals fue presidente de Intertextil y ahora lo es de la Agrupación Española del Género de Punto (AEGP), mientras que Ballús es el actual vicepresidente de la Asociación Industrial Textil de Proceso Algodonero (AITPA).

El duelo entre los dos candidatos se prevé reñido y quizá lo estaría más si las elecciones a la Cambra reflejaran una de las realidades actuales más incontestables dentro del textil catalán. Teniendo en cuenta cómo ha evolucionado en los últimos años, se podría decir que la disputa por la representación del sector también le tendría que corresponder a un empresario chino, dada la preeminencia aplastante de comercios regentados por ciudadanos de este país asiático. Pero, de momento, una legislatura más, todo quedará en casa.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad