¿Qué hemos aprendido de la crisis? Los economistas en la encrucijada

stop

José García Montalvo culpa de la crisis a "la avaricia, la estupidez y los incentivos perversos"

09 de octubre de 2009 (12:54 CET)

Las causas y los efectos de la crisis nos han dejado un puñado de lecciones sobre las que reflexionar. José García Montalvo, colaborador de Economia Digital y director del Departamento de Economía de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona así como Consultor del Banco Mundial, de la OCDE y del Banco Interamericano de Desarrollo ha dado su particular visión de las lecciones que nos deja en una conferencia en la Fundación Ramón Areces que bajo el título de “¿Qué hemos aprendido de la crisis: los economistas en la encrucijada” vinculó el estallido de la crisis a “la avaricia, la estupidez y los incentivos perversos en el sector de la financiación inmobiliaria”. 

El economista alertó que, dado que el egoísmo “está en el código genético del ser humano” hay que ser cauteloso dado que pueden llegar nuevas burbujas.

Ante este incierto panorama, García Montalvo se mostró partidario de “una mejor regulación y blindarla ante los cambios cíclicos de reguladores y gobernantes” sin caer en una “sobre-regulación”, pero sí actuando sobre los reguladores “dado que han sido parte del problema”. Igualmente, García Montalvo apostó por evitar “el manejo asimétrico de la economía”, es decir, actuar únicamente cuando se está en recesión frente a la relajación de los tiempos de bonanza. 

En esta línea, apostó por actuar sobre los incentivos de los participantes en los mercados con el objetivo de romper lo que ha llamado “cadena de los incentivos perversos”. En este sentido, el economista puso varias ideas sobre la mesa como, por ejemplo, establecer un máximo de un 80% del valor registral –y no de tasación- para los préstamos hipotecarios en España o establecer Bonus ligados a resultados en el largo plazo para los ejecutivos bancarios en lugar de la actual política de incentivos. También se mostró contrario a los créditos hipotecarios a tipo variable –el 95% de los contratados en los últimos años- ya que suponen un gran peligro para una potencial recuperación futura ya que cuando el resto de Europa comience a crecer, el BCE subirá el tipo de interés, lo que reducirá la renta disponible de las familias después del pago de la hipoteca e impedirá que el consumo soporte el crecimiento de la economía española.
 
El economista citó tres grandes lecciones que nos debería dejar esta crisis. Por un lado, que el crédito fácil es la principal causa del incremento de las burbujas bursátiles e inmobiliarias, lo que exige un trabajo de control para evitar que se produzcan. Por otro lado, que es necesario limitar la extensión de los mandatos de los “banqueros centrales”, aunque no su independencia. Por último, el economista advirtió que si bien el tamaño de los bancos aporta “ventajas no demostradas” (economías de escala y alcance) y “grandes inconvenientes” (azar moral, capacidad de captura del regulador, etc.) afirmó que un banco “demasiado grande para quebrar es demasiado peligroso para existir” .

El derrumbe de grandes instituciones bancarias y su posterior rescate a cargo de los contribuyentes llevó a García Montalvo a preguntarse “si los contribuyentes salvaron a la banca, ¿no sería lógico que fueran los beneficiados?”.

En el transcurso de su intervención, el conferenciante reflexionó también sobre el papel de los economistas, a los que les criticó especialmente el creciente peso que las matemáticas están adquiriendo y que hacen primar la técnica frente a la “sustancia” a la hora de proporcionar respuestas.

García Montalvo concluyó señalando que “no estamos ante el fin del capitalismo” y que la crisis también deja una parte positiva. Así, más jóvenes deciden seguir sus estudios en lugar de buscar la rentabilidad inmediata de un puesto de trabajo en la construcción Wall Street dejará de funcionar como un aspirador de mentes brillantes de manera que el talento se redirigirá hacia otras industrias de mayor rentabilidad social.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad