¿Qué se juega el Barça en el partido del sábado?

07 de abril de 2010 (19:51 CET)

En el partido de este sábado entre el Barça y el Madrid, se enfrentarán nuevamente los dos modelos de gestión, la cantera frente a la cartera, que han conseguido monopolizar la liga, tal como comenta José María Gay de Liébana en su estudio comparativo entre los dos equipos realizado para la ocasión. No obstante, y a pesar de ser dos modelos completamente distintos, han conseguido, si bien no del todo, sus objetivos: hacer que los dos clubs sean marcas conocidas mundialmente y que hayan mejorado sus ingresos de forma sustancial.

Aunque teniendo en cuenta la evolución de estos ingresos, es probable que si el club catalán consigue ganar a su eterno rival y con ello su camino hacia la consecución del título de liga se allana y consigue también ganar la Champions en el Bernabeu, los ingresos de los azulgranas puedan superar por primera vez a los del equipo blanco. Por lo tanto, en el próximo clásico el Barça también puede estar jugándose la victoria en las cuentas de explotación.

El Real Madrid siempre ha llevado la delantera en materia de ingresos al FC Barcelona. Parecía en 2002 que el Barça (139 millones) le pisaba los talones al Madrid (152) pero en 2003 el Madrid crecía de forma importante (193 millones) en tanto que el Barça caía (123). Pero hoy, los números indican unos ingresos de explotación del club blanco de 401 millones frente a los 366 del club azulgrana.

Los de Concha Espina tienen ante sí el reto de, pese a su prematura eliminación de la Champions League, superar los 401 millones de facturación. Los blaugrana saben que de ellos mismos depende superar al eterno rival en el ranking de los ingresos.

Según Gay de Liébana, si en materia de ingresos el Real Madrid siempre ha llevado la delantera al Barça, lo mismo cabe decir en cuanto a los gastos de explotación, copiosos en el club blanco y abundantes en el club azulgrana.

El Madrid, con unos ingresos de 2.569 millones de euros en el período 2000-2009, no absorbe todos los gastos en que ha incurrido, que se elevan a 3.105 millones, lo que desemboca en un déficit acumulado de sus cuentas de explotación de 536 millones. El club blanco necesariamente ha tenido que ir recurriendo a la obtención de plusvalías extraordinarias para cuadrar su desfase económico.

En cambio, el Barça ha ingresado entre 2000 y 2009 un total de 2.093 millones, insuficientes para cubrir los 2.159 que ha gastado a través de su explotación, confluyendo esos números en un déficit acumulado de 66 millones. La cobertura de esa pérdida del período 2000-2009 se hace por la vía de ganancias extraordinarias.

Son, pues, dos visiones del fútbol distintas con resultados económicos similares, con lo que las diferencias se verán especialmente en el campo… o no.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad