Rato copia el modelo Criteria para sacar a bolsa Bankia

stop

El banco utilizará la red de oficinas para vender la mayoría de las acciones entre la clientela

Rodrigo Rato

27 de marzo de 2011 (18:21 CET)

Rodrigo Rato quiere que la salida a bolsa de Bankia se ajuste mucho al modelo que utilizó La Caixa para colocar en el parquet Criteria, su holding de participadas. Pretende que los pequeños inversores, totalmente olvidados en los últimos estrenos en bolsa, carguen hasta con el 50% de la oferta, como hizo en su día Criteria.

Hasta diciembre de 2009, Rato fue consejero de Criteria --fue elegido en junio de 2008-- y presidente de su consejo asesor. El ahora presidente del primer grupo de cajas de ahorros español, Bankia, conoce al dedillo el modelo aplicado por el grupo liderado por Isidre Fainé, del que quiere copiar lo mejor de su salida a bolsa.

Para sacar adelante con éxito una operación gigantesca de 3.848 millones de euros, La Caixa puso a trabajar a toda su red de oficinas para colocar nada menos que dos terceras partes de la oferta entre los clientes de la entidad financiera.

Amplia cuota de mercado


Ahora, a imagen y semejanza de Criteria, Rato quiere hacer valer el peso de una red de oficinas amplísima –en 10 provincias tiene una cuota de sucursales superior al 10% y en 9 provincias es el primer grupo financiero– para asegurarse el éxito de la operación. Bankia es el resultado de la fusión de Caja Madrid, Bancaja y otras cajas provinciales, entre las que se halla Caixa Laietana.

Desde Bankia consideran fundamental el apoyo a la operación por parte del inversor de a pie. Rato confía en que, como ha ocurrido en el caso de Criteria, los accionistas captados entre su clientela hagan un ejercicio de fidelidad y contribuyan a dar estabilidad a la acción.

Fuentes cercanas al grupo y los bancos que dirigen la salida a bolsa –Merrill Lynch, Bank of America, Deutsche Bank, JP Morgan, UBS y la propia Bankia más el asesor Lazard– están convencidos de que podrían vender hasta 1.000 millones de euros en el tramo minorista.

Es decir, incluso más de la mitad de los 1.795 millones que necesita Bankia para cumplir con los requisitos de capitalización establecidos por el Banco de España.

Un modelo olvidado

Por lo tanto, Bankia va a recuperar un modelo, el de la venta a inversores particulares, del que las empresas debutantes en bolsa prácticamente se han olvidado en los últimos tiempos.

La central de reservas Amadeus, que protagonizó en 2010 la mayor Oferta Pública de Venta (OPV) del año en Europa, excluyó al inversor particular. Y la de Enel Green Power, realizada en noviembre, apenas destinó el 2,74% de la oferta a inversores minoristas españoles.

No son una excepción. En los cuatro últimos años 6 de las 15 empresas que han dado sus primeros pasos en bolsa han renunciado al tramo minorista. Por lo tanto, la de Criteria fue la última gran OPV que dio peso al inversor de a pie.

Ahora le toca a Bankia repetir la jugada. Será tras el verano si las condiciones de los mercados bursátiles lo permiten.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad