Rebelión en Foment contra la fusión con Pimec

stop

Tensión en la junta directiva de Fepime

22 de septiembre de 2009 (21:48 CET)

Diversas organizaciones territoriales y sectoriales de la gran patronal catalana están mostrando serias reticencias al proyecto de fusión acordado entre el presidente de Foment, Joan Rosell, y el de Pimec, Josep González. En concreto, este lunes, en la junta directiva de Fepime, la organización que Foment creó para englobar a sus pymes, la casi unanimidad de las organizaciones asistentes se posicionó en contra del proyecto de fusión tal y como se les estaba presentando, así como de la escasa información que estaban recibiendo. Algunos de los dirigentes presentes en la reunión han asegurado a Economía Digital que en las actuales circunstancias es difícil que pueda cerrase con éxito el acuerdo al que llegaron los dos máximos presidentes. La junta directiva de Fepime vivió momentos de fuerte tensión.

Más allá del rechazo explicitado por los miembros de Fepime, otras voces de la máxima dirección de la propia Foment, como Joan Gaspart o Josep Lluís Basáñez, han mostrado en privado su incomodidad por la manera en que se ha gestionado ese proyecto de fusión; a su juicio, muy trabajado en las alturas y muy poco consultado con las organizaciones de base.

Los organizaciones más críticas con la fusión, entre las que se destacarían la potente Unión Patronal Metalúrgica, que preside Antoni Marsal; la CECOT, que lidera Antoni Abad, o la patronal CEPTA, de las comarcas de Tarragona, ponen en cuestión la poca concreción de los acuerdos firmados con Pimec, y que obvian cuestiones fundamentales como la proporcionalidad de la representatividad, el futuro encaje de los asalariados de ambas organizaciones, etc., etc.

Fuentes de la CEPTA han manifestado a Economia Digital que “ya en el mes de julio pasado, cuando se hizo público el preacuerdo, ya mostramos nuestro malestar porque no se tuvo en cuenta a las organizaciones territoriales. El pacto tiene el defecto de haber sido negociado en las altas esferas, sin tener en cuenta a las bases”.
Como alternativa, las organizaciones disidentes piden que se empiece el proceso desde cero “que se plantee una hoja de ruta y se fijen las condiciones a cumplir” . Mientras tanto, CEPTA afirma que se mantendrá al margen del proceso de unión.

Incluso, la patronal que más había avanzado en el proceso de fusión con Pimec, la FOEG de Girona, dio un paso atrás en la junta directiva celebrada ayer y no defendió el acuerdo como había estado haciendo con anterioridad.

El acuerdo de unión de las patronales suponía que unas 28 entidades territoriales actualmente vinculadas a Foment deberían incorporarse a Pimec, que se encargaría en el futuro de representar a la pequeña y mediana empresa de Catalunya. Por lo tanto, la patronal Fepime, que preside Eusebi Cima y que está vinculada a Foment dejaría de existir.

De esa casi treintena de organizaciones, siete se deberían fusionar directamente con las delegaciones de Pimec. Son la FOEG (Girona), Federació Empresarial de la Catalunya Central (Manresa), Aella (Baix Llobregat), Coell (Lleida), Cepta (Tarragona), Ciesc (Sabadell y comarca) y la Unió Empresarial Intersectorial-Cercle d’Empresaris (Granollers).

El resto de patronales territoriales de Foment se deberían afiliar a Pimec, pero mantendrían su independencia y entidad jurídica . Es el caso de la Cecot (Terrassa) y de las asociaciones de Cardona, Maresme, Berga, Ripoll, Penedès y Garraf, entre otras destacadas. Asimismo, al menos cuatro organizaciones representativas de sectores económicos y con un cierto peso específico en Foment también pasarán a formar parte de Pimec mediante una fórmula de doble afiliación. Es el caso de las patronales de la hostelería, comercio, metal y el Institut Agrícola Sant Isidre .

El propósito del proceso negociado era que en cada territorio quedase una única representación empresarial, explicaron fuentes conocedoras la negociación de integración. Para ello sería necesario que Pimec reorganizase sus órganos de gobierno actuales para dar cabida en ellos al empresariado procedente de la institución que preside Rosell. El final de la fusión se producirá, pues, de facto, cuando las territoriales de Foment se hubiesen incorporado a la estructura de Pimec y ésta, en correspondencia, solicitase el ingreso en la estructura de Foment para conformar una única cúpula. En el caso de la gran patronal, su junta directiva puede ampliarse de los 60 empresarios actuales hasta 90. Otro tanto seria necesario modificar en Pimec.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad