Roures juega y da jaque a Prisa

stop

Fernández de la Vega puntualiza que la norma aún no se ha aprobado

Sin título

08 de abril de 2009 (19:31 CET)

Jaume Roures, hombre fuerte de Mediapro, accionista mayoritaria de La Sexta, tenía un plan. Primero, arrebatar a Sogecable los derechos televisivos de todos los clubs de fútbol españoles para poder, de esta manera, emitir todos los partidos de liga. Roures lo consiguió y dejó a Digital huérfana de cualquier oferta mínimamente atractiva para la audiencia. Y, sobre todo, Sogecable, la división audiovisual del grupo, perdió muchas probabilidades de encontrar a un comprador que pague los 2.000 millones que Prisa pide y que le ayudarían a saldar su deuda con los bancos.

Y, este miércoles, Roures ha obtenido una nueva victoria y ha dado un rotundo jaque a sus rivales mediáticos. La victoria es que el Gobierno, a través del ministro Miguel Sebastián, ha autorizado la TDT de pago y a partir de ahora mismo los operadores de televisión privados de ámbito nacional podrán solicitar al Ministerio de Industria, Turismo y Comercio la modificación de sus concesiones para poder prestar este servicio. El Ministerio ya ha aclarado que el inicio del trámite no implica la autorización inmediata de la TDT de pago sino que es necesaria la aprobación del Consejo de Ministros. "La puesta en marcha de esta y sus condiciones, requiere asimismo, y en todo caso, de un acuerdo del Consejo de Ministros", especificaba el ministerio en su página web. Desde la Moncloa también salieron al paso diciendo que “este asunto no ha pasado por el Consejo de Ministros, por lo que es una simple nota de prens sin valor legal”.

En su decisión, el Gobierno ha asegurado que la nueva normativa no va en contra de los televidentes, puesto que los eventos deportivos considerados de interés general tienen que emitirse en abierto por ley, debido a la controvertida ley que en su momento puso en marcha Álvarez Cascos. El ejecutivo no ha tenido en cuenta los postulados de Sogecable y Telecinco, que defendían que la TDT de pago se pusiera en marcha dentro de cinco años.

De esta manera, Roures podrá crear de manera inmediata los canales a través de los cuales podrá ofrecer los partidos de liga de la próxima temporada y que se sumarán a Gol TV, el canal de Mediapro que emite, de momento, en plataformas de cable.

El jaque es el que Roures ha dado a Prisa, en su ya histórica lucha para conseguir los favores de la Moncloa. El presidente del gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, apoyó decididamente la creación de La Sexta y del periódico Público porque quería tener a un grupo de comunicación afín a sus ideales que no le marcara la agenda como lo intentaba hacer El País. Eso disgustó profundamente al Grupo Prisa, que desde entonces no ha tenido reparos a la hora de criticar algunas de las decisiones de Zapatero. La ley que permitirá la TDT de pago, otra concesión de Zapatero, ha supuesto otro golpe doloroso para Prisa.

La Sexta celebró hoy la aprobación del Gobierno del servicio de TDT de pago y resaltó que, a su entender, este sistema de acceso condicional finalmente "ni ha llegado tan pronto como pedían unos (operadores) ni tan tarde como querían otros".

Un portavoz de esta cadena recordó en declaraciones a Europa Press que el acceso condicional en la TDT se trata de "una petición del sector, que contó con el compromiso del Ejecutivo para su aprobación a finales de marzo o abril y eso es lo que ha hecho hoy".

Por su parte, el portavoz de Unión de Televisiones Comerciales Asociadas (UTECA), Jorge Del Corral, destacó hoy la "unanimidad" de las cadenas privadas al defender la implantación de la Televisión Digital Terrestre (TDT) de pago, aunque matizó que cada una de ellas decidirá los plazos que considere oportunos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad