Rumasa quiere vender los derechos de su demanda con el Estado por 18.000 millones

stop

Aumentan las críticas por la emisión de pagarés

Sin título

23 de noviembre de 2009 (14:22 CET)

Nueva Rumasa, el holding liderado por José María Ruiz Mateos, necesita dinero para invertir, dice, y quiere vender a inversores privados los derechos del pleito por el justiprecio de la antigua Rumasa, por los cuales pide ni más ni menos que 18.000 millones de euros.

Según informa la familia Ruiz Mateos en un comunicado, cuatro fondos de inversión, de los que la empresa no ha revelado el nombre, algunos de ellos fondos soberanos de países "con gran capacidad financiera", han mostrado interés por la adquisición de estos derechos.

Actualmente, el proceso se encuentra en fase de retasación de los activos, de tal manera que el primer litigio se encuentra "tan sólo a falta de votación y fallo" en el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, "tras 27 años de espera en los tribunales españoles".

La familia Ruiz Mateos quiere dedicar la cantidad que obtenga a invertir en empresas productivas para “aliviar la grave crisis económica que atraviesa España” y “generar miles de puestos de trabajo”. Si así fuera, sería una inversión que alcanzaría en volumen la mitad de los presupuestos anuales de la Generalitat de Catalunya: los ingresos del año que viene serán de 39.699,3 millones de euros.

Este comunicado de Nueva Rumasa se hace público después de que este fin de semana se conociera que el emisor de los pagarés que el grupo está intentando colocar desde principios de este año es el Hotel Beverly Park, propiedad de Maspalomas Hoteles. La única garantía real para las personas que inviertan en estos pagarés es, pues, este establecimiento, tasado solamente en 33,4 millones de euros, y también las Bodegas Valdivia de Cádiz, propiedad de Maspalomas Hoteles.

En Catalunya, Nueva Rumasa posee Letona, empresa fabricante de Cacaolat, que está integrada dentro del Grupo Dhul. También es propietario, a través del Grupo Garvey, de la histórica marca Calisay, cuya antigua fábrica se encontraba en la localidad de Arenys de Mar.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad