Sabadell reclama más ayudas públicas para acabar el ajuste de la banca

stop

LA CRISIS DE LA BANCA

Jaume Guardiola, consejero delegado de Banc Sabadell

05 de marzo de 2012 (14:21 CET)

El saneamiento del sistema financiero culminará cuando las entidades débiles sean absorbidas por las fuertes y este proceso requiere ayudas públicas adicionales. Este es el diagnostico que realiza el consejero delegado del Banc Sabadell, Jaume Guardiola, sobre el futuro de la banca en España.

“La reforma aprobada por el Gobierno es un buen paso pero el siguiente no está resuelto, se deben habilitar ayudas para las entidades débiles. Si se hace podemos asistir a la reforma definitiva del sistema financiero”, sostiene Guardiola.

En una línea parecida se han manifestado la primera ejecutiva del Bankinter, María Dolores Dancausa, Francisco Verdú, consejero delegado de Bankia y Roberto Higuera, vicepresidente del Popular, para quienes la reforma va en la buena dirección para alcanzar el objetivo básico, que es recuperar la confianza en el sistema.

En todo caso, Guardiola estima que la reactivación del crédito no es la solución a los problemas económicos de España. A su juicio, es vital que se reactive el crecimiento para impulsar la demanda de préstamos por parte de ciudadanos y empresas. Según explica, "que fluya el crédito es una condición necesaria, pero no suficiente" para salir de la crisis.

En un coloquio sobre el futuro del sistema financiero organizado pro Bankia y el diario El País, el primer ejecutivo del Sabadell ha anunciado también que se avecina un ajuste intenso de personal y oficinas en el sector ante la nueva oleada de fusiones que se ha puesto en marcha.

Desde los máximos de capacidad alcanzados a mediados de 2008, año en el que se contabilizaban 40.000 oficinas y 250.000 empleados, el sector ha reducido bastante su planta productiva pero todavía hay tarea por hacer. Para Guardiola, se ha acometido cerca del 80% del ajuste que puede ser necesario. El resto debe producirse en los próximos años.

Los culpables de la crisis

Bankia, Popular, Sabadell y Bankinter han asumido que la banca tiene "una parte" de responsabilidad en la crisis, pero denuncian que se ha utilizado a este sector como "chivo expiatorio" de la misma. "A la banca se la ha demonizado mucho", afirmó el 'número dos' de Bankia, Francisco Verdú, quien instó a los bancos a ser "más transparentes", al tiempo que recordó que España ha desarrollado una política económica "muy laxa".

Por su parte, su homóloga de Bankiner considera que la raíz del problema en el sector financiero es una crisis de valores a la hora de gestionar. Roberto Higuera se ha manifestado de forma parecida. Cree el número dos del Popular que la banca tiene que recuperar el código de buenas prácticas en todas sus actuaciones.

Dancusa añade que se ha producido un "programa de agitación" contra la banca, por lo que considera "injusto" echar la culpa a este sector. "La responsabilidad es menor de lo que se dice", sentencia, para después apuntar directamente a los políticos como causantes de esta situación.

Por último, el vicepresidente de Popular atribuye la mala imagen del sector a la "contaminación" que proviene desde fuera de España por las ayudas recibidas por algunas entidades, sobre todo bancos norteamericanos y británicos. "Aquí ha costado muy poco, pero nos ha contaminado", afirma.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad