Sabadell, Terrassa y Manlleu estudian prescindir de 440 trabajadores, 90 más que en julio

31 de agosto de 2009 (16:53 CET)

El proceso de fusión de las cajas de Sabadell, Terrassa y Manlleu requerirá unos ajustes más fuertes de lo que se esperaba en un principio. Según se ha conocido este lunes, las tres entidades han puesto sobre la mesa un plan para prescindir de 440 trabajadores de entre 58 y 64 mediante prejubilaciones y jubilaciones.

Si finalmente se confirma, los empleados afectados por la fusión de estas tres cajas serán noventa más de los 350 que inicialmente Jordi Mestre, director general de Caixa Sabadell, preveía en julio, cuando se anunció el inicio del proceso. Ni los sindicatos ni las entidades han querido dar por buena esta cifra, puesto que todas las partes se han comprometido a guardar la máxima discreción sobre las negociaciones que llevan a cabo en la Mesa Laboral de la Fusión.

De hecho, Mestre, en una entrevista en el programa La Plaça realizada el día 30 de julio, ya rehusó concretar el número de trabajadores afectados y dijo que era uno de los muchos puntos que tenían que negociar las partes implicadas. Aunque Mestre también aseguró que con la fusión de Sabadell, Terrassa y Manlleu se tendrían que cerrar un 20% de las sucursales, menos que en el caso de que la fusión la hubieran llevado a cabo otras entidades. Si finalmente se confirman las 440 bajas, puede que esto tampoco sea así.

Con todo, la propuesta de la empresa supone prejubilar de manera no traumática al 12% de los más de 3.700 trabajadores que tendrá la entidad resultante de la fusión de estas cajas. En un primer momento, se habló de sólo el 10% de los trabajadores.

Las fuentes consultadas han asegurado que lo que se hizo en la reunión fue sólo presentar la propuesta de los directores de recursos humanos de las cajas y que en absoluto se llegó a ningún acuerdo.
Por ello, los sindicatos están planeando reducir la cuantía de las prejubilaciones en la contrapropuesta que llevarán a esta Mesa Laboral de la Fusión, según las mismas fuentes consultadas. Además de la mesa de recursos humanos, también se están reuniendo la de banca-seguros, la de informática y la de comercial, que han de concretar el excedente de oficinas o cómo se gestiona la nueva marca.

La entidad resultante, que podría denominarse Unió de Caixes Catalanes, se convertirá en la novena caja española por depósitos administrados, con 25.500 millones de euros, y sería, por poco, la tercera caja catalana, superando a Caixa Penedès en volumen de activos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad