Sáenz dirigió Banca Catalana en la década de los 80

stop

El banquero asumió la presidencia del banco catalán al ser comprado por el Vizcaya después de su crisis

17 de enero de 2011 (13:46 CET)

Alfredo Sáenz, un vasco al que se le achacan comportamientos altivos, ha tenido una gran vinculación con el mundo económico catalán. Cuando Banca Catalana fue intervenida por el Fondo de Garantía de Depósitos, a principios de la década de los 80 del siglo pasado, el Banco de Vizcaya fue el que hizo la oferta más interesante para adquirir la entidad catalana. Fue Sáenz el ejecutivo del Banco de Vizcaya que desembarcó en Barcelona con el objetivo de reflotar la entidad recién comprada.

Posteriormente, el Vizcaya fue comprado por el Banco de Bilbao que, en el año 2000 absorbió a su filial y la integró en su matriz, entonces denominada BBVA.

Alfredo Sáenz asumió con seriedad la presidencia de Banca Catalana, de forma que a los pocos meses de ser el máximo directivo de la entidad sorprendió a los accionistas del banco, caracterizado por su catalanismo, dirigiendo la asamblea de accionistas en un correcto catalán, aprendido a marchas forzadas en solo unos meses.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad