¿Salidas a bolsa? La pérdida media de los últimos cuatro años es del 37%

stop

BOLSAS

Operadores en la Bolsa de Madrid

19 de julio de 2011 (20:34 CET)

Las salidas a bolsa han vuelto a la bolsa española con fuerza inusitada. Sólo este mes de julio se habrán estrenado en el parquet cuatro compañías, las mismas que los últimos tres años y medio excluidas las salidas al mercado alternativo bursátil (MAB). Los precedentes no son precisamente halagüeños: los doce últimos debut acumulan una pérdida media del 37,27%.

Bankia, que debuta el miércoles, y su competidor Banca Cívica, que lo harán el jueves, se enfrentan al nada sencillo objetivo de borrar el mal sabor de boca que han dejado las salidas a bolsa de los últimos cuatro años y medio. Se mire por donde se mire, los rendimientos son decepcionantes. Los inversores pierden dinero en todas las ofertas realizadas en el año récord de 2007, el año de los récords, y también en las dos realizadas este mes, protagonizas por Dia y CaixaBank.

En 2007 hubo hasta nueve ofertas públicas de venta (OPV), una cifra récord en la historia de las salidas a bolsa en España. Clínica Baviera, Realia, Solaria, Almirall, Codere, Fluidra, Renta 4, Rovi e Iberdrola Renovables dieron el salto al parqué. Se trata de empresa de sectores y tamaños para todos los gustos, pero sus debut en bolsa tienen un denominador común: los números rojos que van desde el 81% de Solaria hasta el 41,88% de la filial de Iberdrola, que ya ha dejado la bolsa para integrarse en la filial.

De la lista de valores que salió a bolsa en 2007 se excluye Criteria, que el pasado uno de julio dejó su lugar en bolsa en CaixaBank. Su historia bursátil es también la de un fracaso, como la del resto de empresas que saltó al parqué el año en el que la crisis empezaba a asomar sus afilados colmillos. El hólding de participadas de La Caixa fijó su último cambio en bolsa a 4,81 euros, frente a los 5,25 a los que debutó. De momento, Caixabank sigue sus pasos con una caída de casi el 15% en poco más de dos semanas.

Mejor con acento extranjero


En 2008, con la crisis ya instalada en las economías mundiales, sólo se produjo el debut de la CAM a través de sus cuotas participativas. Hubo que esperar hasta abril 2010 para que la bolsa española recibiera un nuevo inquilino. Fue la central de reservas Amadeus, que es la única que en casi un lustro puede presumir de una subida consistente.

Ha ganado un 23%, pero no deja de ser una paradoja que se trate de una multinacional que eligió España para salir a bolsa sólo por razones estratégicas. La ironía crece si se tiene en cuenta que la otra OPV en números verdes es la de Enel Green Power, la sociedad de renovables de la energética italiana dueña de Endesa. Las ofertas públicas made in spain no tienen ni una sólo excepción a la regla bajista.

Sin descuentos

La principal razón del desencanto de los inversores que entraron en estas operaciones es que las empresas no fueron precisamente generosas. De las trece compañías que salieron a bolsa entre 2007 y 2009, sólo tres fijaron el de colocación por debajo de la banda de precios orientativa y sólo cuatro lo hicieron en la banda más baja. Y todo ello a pesar de que, en conjunto, la demanda de acciones flaqueaba ya en un escenario de incertidumbre.

Las salidas a bolsa de estos días no tienen nada que ver. Las de la cadena de supermercado Dia y la de Caixabank se han realizado en la modalidad del listing. Es decir, sin venta de acciones previa. Pero todo ha cambiado para Bankia, que ha tenido que aceptar unos descuentos brutales para poder colocar los 3.000 millones que necesita para conseguir los objetivos de capitalización que exige el Gobierno. Como Banca Cívica, ha pagado las dudas de los inversores sobre el escenario económico y, más concretamente, sobre el sector financiero.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad