Sant Jordi no sabe de crisis

stop

24 de abril de 2009 (08:28 CET)

Se han cumplido las previsiones. Los libreros de Catalunya facturaron durante la jornada de Sant Jordi un total de 20 millones de euros, lo que supone el mismo volumen de ventas que el año pasado. El Gremi de Llibreters de Barcelona i Catalunya ha hecho un balance muy positivo de estas cifras, puesto que han conseguido así esquivar el fantasma de la crisis.

El tiempo quiso acompañar durante la jornada y animó a los barceloneses a lanzarse a las calles a disfrutar de un día primaveral, lo que sin duda contribuyó a que los niveles de facturación hayan estado a la altura de los registrados durante el pasado año pese a la crisis, tal y como los propios libreros han reconocido.

En total se instalaron en Catalunya más de 400 paradas de libros, además de las librerías tradicionales. En total se calcula que en Sant Jordi se vende el 7,5% de los libros de todo el año.

La presidenta del Gremi de Llibreters, Imma Bellafont, afirmó ayer que, dada la actual situación económica, “debemos estar muy contentos de la gran respuesta que ha tenido la convocatoria, y también de tener un público tan fiel al libro el resto del año”. Este año, ha crecido la venta de libros de bolsillo, las obras de autoayuda y las relacionadas con la crisis.

Al contrario que otros años, ningún título sobresalió por encima de los demás, lo que facilitó la venta de muchas novedades. La trilogía 'Millenium' del sueco Stieg Larsson y Javier Cercas y su 'Anatomía de un instante' fueron, no obstante, algunas de las obras más demandadas.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad