Santander compra Banif, el octavo banco de Portugal, por 150 millones

stop

La entidad lusa, que tuvo que ser rescatada en 2013, tenía seis ofertas, entre ellas una de Banco Popular

Economía Digital

La presidenta del Banco Santander, Ana Patricia Botín, y el consejero delegado, José Antonio Álvarez, en la presentación de los resultados anuales
La presidenta del Banco Santander, Ana Patricia Botín, y el consejero delegado, José Antonio Álvarez, en la presentación de los resultados anuales

en Barcelona, 21 de diciembre de 2015 (08:43 CET)

El Santander se ha llevado el gato al agua en Portugal. El luso Banco Internacional de Funchal (Banif) pasará a manos del español Santander por 150 millones de euros, según informó este domingo el supervisor bancario portugués.

"Las autoridades nacionales decidieron hoy la venta de la actividad del Banif y de la mayor parte de sus activos y pasivos al Banco Santander Totta (filial del grupo en suelo luso) por 150 millones de euros", señaló el Banco de Portugal en un comunicado.

La entidad reguladora precisó que será transferida al grupo español "la generalidad de la actividad del Banif a excepción de activos problemáticos, que serán trasladados a un vehículo de gestión de activos".

"En Banif permanecerá un conjunto muy restricto de activos, que será objeto de una futura liquidación, así como las posiciones de los accionistas, de los créditos subordinados y de las partes relacionadas", detalló el supervisor.

El octavo banco luso

Con la operación, el Santander adquiere el octavo mayor banco por volumen de activos de Portugal, que destaca por su importancia en las regiones autónomas de Madeira y Azores, así como entre los emigrantes lusos en el extranjero. La entidad cuenta con unos 6.000 millones de euros en depósitos y emplea a cerca de 2.000 trabajadores.

El Estado luso controlaba una participación del 60% de la entidad después de inyectar 1.100 millones de euros en 2013, de los cuáles 700 se convirtieron en acciones y 400 a través de "CoCos" (un instrumento de capital híbrido). De éstos, el Banif sólo devolvió 275 millones y falló en reembolsar otra partida de 125 millones.

Con urgencia

La venta del Banif estaba marcada por la urgencia debido a la entrada en vigor el 1 de enero de un cambio normativo a nivel europeo que obliga a accionistas, acreedores y ahorradores con depósitos superiores a 100.000 euros a responder en caso de quiebra.

La oferta del Santander se impuso a otras cinco propuestas que habían sido presentadas para adquirir el banco portugués, entre las que figuraba también el español Banco Popular, según la información filtrada a medios lusos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad