Santander le sube el sueldo a Sáenz y lo rebaja a Botín

stop

01 de mayo de 2010 (09:58 CET)

Los directivos del Santander pueden estar contentos. Gracias a su trabajo, la entidad cántabra mejora sus resultados año tras año, lo que, a su vez, permite que sus emolumentos también sean mayores, a excepción de los del presidente, Emilio Botín. Así, el consejero delegado del Santander, Alfredo Sáenz, percibió una remuneración de 10,2 millones de euros en el ejercicio 2009, lo que significa un aumento del 10,13% en relación a 2008, mientras que Botín ganó 3,99 millones, un 26,3% menos.

El aumento de la retribución del consejero delegado se debe a que en 2008 no ejercitó el plan de acciones sobre opciones correspondiente al periodo 2005-2007, por lo que su retribución por este concepto fue nula, frente a los 837.000 euros del plan de acciones cobrado en el ejercicio 2009.

Por su parte, Sáenz cuenta con una pensión devengada con la nada despreciable suma de 85,74 millones de euros mientras que en el caso de Botín, ésta asciende a 24,64 millones. Como la cantidad prevista para su retiro es más que razonable, Sáenz ha llegado a un acuerdo con Santander para no cobrar indemnización alguna en caso de que se le rescinda el contrato.

Por su parte, los seis consejeros ejecutivos del Santander ganaron entre retribución fija y variable, que incluye 'bonus' más plan de acciones, un total de 28,18 millones de euros, lo que arroja un descenso del 12,21% en relacion a los emolumentos de 2008.

Después de la retribución del consejero delegado, los sueldos más elevados correspondieron a Francisco Luzón y a Matías Rodríguez Inciarte, que percibieron 5,81 millones y 5,33 millones de euros, respectivamente, cifras que arrojan un descenso del 15,1% y del 18,3% en cada caso.

La consejera ejecutiva de Santander y presidenta de Banesto, Ana Patricia Botín, obtuvo una remuneración de 3,64 millones de euros el pasado año, un 9,3% inferior a la que percibió en 2008. Por su parte, Juan Rodríguez Inciarte, ganó 3,12 millones de euros, un 18,5% menos.

La retribución fija de los consejeros ejecutivos creció un 2,9%, hasta 10,54 millones, con un incremento del 3% en todos los casos, a excepción de la de Ana Patricia Botín, que experimentó un incremento del 2%. La variable en efectivo, o bono, se mantuvo en 15,24 millones.

Por otro lado, la retribución en acciones se elevó a 2,4 millones de euros correspondientes a títulos concedidos por el cumplimiento de objetivos de crecimiento de beneficio y revalorización fijados en un plan aprobado por la junta general de 2007.

La mayor retribución en acciones correspondió a Alfredo Sáenz (837.000 euros), seguida de la de Matías Rodríguez Inciarte (398.000 euros), Francisco Luzón (333.000 euros), Juan Rodríguez Inciarte (322.000 euros), Emilio Botín (310.000 euros) y Ana Patricia Botín (203.000 euros).

En su conjunto, los diecinueve miembros del consejo de administración ganaron 36,06 millones de euros, importe inferior en un 9,6% al que recibieron en 2008.

Para 2010, el consejo ha congelado las retribuciones fijas de los consejeros ejecutivos, a excepción de la de Francisco Luzón, que aumenta un 10%. En total, la retribución fija del conjunto de consejeros ejecutivos subirá un 1,4%.

Asimismo, ha acordado el incremento de la proporción de la retribución variable anual de los consejeros ejecutivos que se difiere en acciones por tres años. En 2009, la retribución variable diferida fue del 27%, proporcion que se elevará a la mitad para este año.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad