¿Se acabó la fiesta en América Latina?

stop

CAF, el banco que financia las principales infraestructuras productivas de la región, duda de la continuidad del crecimiento sin freno

El economista José Carlos Díez junto a Guillermo Fernández de Soto y Germán Ríos, de CAF.

18 de septiembre de 2013 (19:54 CET)

La euforia económica en América Latina parece haber llegado a su fin. En los últimos seis años, la clase media ha aumentado el 50% y la región posee una envidiable fuente de riquezas naturales, entre ellas, el 30% del agua del planeta. América Latina ha vivido durante los últimos años bajo el signo de tres factores económicos con los que resultaría imposible no crecer: alto precio de las materias primas, bajas tasas de interés y una liquidez abundante, en parte proveniente de fondos europeos que huyeron tras la crisis financiera europea.

Pero la realidad económica, que parece haber cambiado en los últimos meses, ha hecho que los inversores se pregunten ahora si la región se acerca hacia un fin de ciclo. “¿Se acabó la fiesta en América Latina?”, se preguntaba este martes, Germán Ríos, gerente de expansión de Europa de CAF, la entidad financiera cuyo capital está conformado por los países miembros, entre ellos España.

Las carencias


Los últimos cambios en el panorama internacional han hecho que esa pregunta se repita sin cesar entre las élites inversoras. La recuperación en la confianza de la economía europea ha hecho que muchos fondos golondrina abandonen América Latina para instalarse nuevamente en Europa. Y la desaceleración de la economía china hace temer en el futuro de una región altamente dependiente del precio de las materias materias primas, que caerían en picado si China es víctima de un frenazo (algo que, por los momentos, parece descartado).

Pese a sus excelentes cifras macroeconómicas, el continente padece un déficit de infraestructuras, importantes carencias en educación y debilidad institucional. Algunos inversores consideran que la región está preparada para la embestida de una nueva crisis. En eso no le falta preparación: en la déada de los noventa sufrió la caída del sistema mexicano, el default de Ecuador, la crisis de Brasil y la paralización de Argentina.

Aprendizajes


“Se han aprendido muchas cosas y una de ellas es que los gobiernos han dejado de lado la creatividad cambiaria. En la región, se han probado todos los tipos de cambio que existen en el mundo. Pero los gobiernos se han dado cuenta que sin planificación y política fiscal adecuada, nada de esto funciona”, explicó Ríos.

La tendencia parece contraria a la tímida recuperación europea, según expuso, en el mismo foro el economista y escritor del best seller Hay vida después de la crisis, José Carlos Díez. “El consumo en España se encuentra en la séptima planta del párking pero al menos no ha seguido empeorando”, explicó.

Sobre la duda que ronda los inversionistas, la CAF esbozó un pronóstico: “no será una fiesta con salsa y merengue a todo volumen, sino más bien una reunión entre amigos”, remató Ríos.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad