Seat se incorpora como miembro de la directiva de la CEOE

stop

DÍAZ FERRÁN CONTINÚA AL FRENTE DE LA PATRONAL ESPAÑOLA

15 de septiembre de 2010 (18:18 CET)

No hay dimisión, ni tan sólo ningún reproche del resto de empresarios al presidente de la CEOE. Es cierto que ya no hay aplausos a sus discursos, como sucedía a finales del pasado año, pero las conspiraciones de salón que persiguen el relevo en la presidencia continúan sin prosperar. Paciencia, dicen los empresarios críticos. Posibilismo, aseguran quienes esperan su oportunidad. Mientras, la CEOE va registrando algunos cambios que deben interpretarse en clave de futuro. Ayer, la junta directiva fue informada de la incorporación de Ramón Paredes Sánchez-Collado al órgano directivo. Paredes es, desde el 1 de septiembre, vicepresidente de relaciones institucionales de la filial de Volkswagen en España.

Paredes
entra en la junta directiva de la CEOE como representante de la catalana Foment del Treball. Eso ha obligado a reasignar los representantes de la asociación que preside Juan Rosell en la confederación española. Eusebi Cima, miembro de la junta directiva designado por Foment, ahora representa a Cepyme, organización de la que es vicepresidente. Los cambios fueron comunicados ayer mismo en el transcurso de la reunión, lo que volvió a provocar malestar de algunos de los representantes catalanes del empresariado, que conocieron la incorporación del alto cargo de Seat justo en el momento en el que se les informó.

Paredes no tiene trayectoria patronal, aunque ha ejercido durante años como vicepresidente de recursos humanos del grupo automovilístico. Su amistad personal con Rosell, según algunas fuentes consultadas, son las que han permitido su incorporación a la CEOE, además del tamaño y la importancia del grupo empresarial al que representa.

Sin noticias de Díaz Ferrán

Los empresarios reunidos ayer en la sede de CEOE en la calle Diego de León de Madrid esperaban algún gesto por parte del presidente de la organización. Pese a que los problemas de Díaz Ferrán se han incrementado en los últimos tiempos, el patrón se dedicó a presentar un informe sobre la reforma laboral y sus propuestas relativas a la reforma de las pensiones.

Las presiones que está recibiendo el presidente para que abandone el cargo son cada vez más intensas. Sin embargo, según algunos de los asistentes a la reunión de los órganos directivos de ayer, infructuosos de momento. “Díaz Ferrán se irá cuando él quiera; dimitirá cuando nadie se lo espere. Él no puede admitir que nadie le marque el calendario. Y, por supuesto, cuanto más altas son las presiones más se atrinchera en el cargo. La referencia es su socio Gonzalo Pascual, que ha sido sustituido de forma discreta por Gaspart”, explica un alto dirigente empresarial.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad