Serra i Ramoneda analiza la tempestad que afecta a las cajas

Sin título

11 de mayo de 2009 (17:30 CET)

Antoni Serra i Ramoneda analiza en un articulo publicado en El Periódico de Catalunya la tempestad que se ciñe sobre las cajas de ahorro. El economista se limita a hacer una descripción de las razones que hicieron que las cajas apostasen tan fuerte por el sector de la vivienda. Afirma que “por tradición habían buscado en la seguridad tangible del ladrillo y en la jurídica del crédito hipotecario la protección frente al riesgo que pedía su clientela”, mientras que los bancos buscaban la financiación de la industria y en los mercados de valores rentabilidades más altas, aunque más inseguras.

Sin citar en ningún momento que él mismo presidió Caixa Catalunya entre 1984 y el año 2005, Serra i Ramoneda considera que muchas cajas cometieron el error de dejarse llevar por la euforia imperante sin calibrar que el exceso de oferta inmobiliaria destruía el muro protector del riesgo que tradicionalmente comportaba el crédito hipotecario.

Asegura también Serra que las prácticas espoleadas por cambios como una nueva visión de la gobernanza de las entidades y una cierta ósmosis respecto a las que habían tenido más éxito hizo que se tomasen como medidas de éxito de la rentabilidad, cuestiones como los recursos administrados o el número de oficinas abiertas .

Mercados internacionales

Luego, sostiene Serra, las cajas vieron que el ahorro interior no daba para asumir la demanda de crédito inmobiliario y las entidades de crédito fueron al exterior a colocar títulos de deuda a un precio realmente “muy razonable”. Así, afirma el articulista, las cajas se vieron inmersas en el mercado internacional, todo para no perder ningún posible cliente entre los promotores “patrios, algunos improvisados y otros megalómanas” que llamaban a sus puertas.

Serra i Ramoneda cierra el artículo afirmando que se ha producido un cambio de situación, “El viento rola y no es igual navegar en plácida empopada que en una dura ceñida que somete el palo mayor a tensiones”. Si entrar en más precisiones, el ex presidente de Caixa Catalunya se muestra expectante ante “las condiciones en que queden los barcos cuando amaine”.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad