Sólo dos grandes inmobiliarias pueden pagar los intereses de su deuda

Sin título

17 de marzo de 2009 (11:23 CET)

El ebitda, es decir los beneficios, sin contar con los intereses impuestos, depreciación y amortización, que generan cinco de las siete mayores inmobiliarias españolas no dan para pagar los intereses de sus abultadísimos endeudamientos. Se salvan de la quema Realia y Parquesol, mientras que los ratios de cobertura de Metrovacesa y Colonial no llega a una vez y los de Martinsa Fadesa, Reyal Urbis y Renta Corporación están en negativo.

Las grandes constructoras españolas no producen suficiente flujo de capa para cubrir los intereses que generan los más de 27.200 millones de endeudamiento conjunto con el que terminaron el año pasado, informa Finanzas.com. El deterioro es progresivo y está ligado al imparable crecimiento del apalancamiento. Es decir, a la relación entre la deuda neta y el GAV o valor de mercado de los activos.

A 31 de diciembre, el apalancamiento medio de las siete grandes se situaba en el 66%, una cifra que puede aumentar a la vista de la depresión creciente en el sector inmobiliario y de la consiguiente desaceleración del número de operaciones en el primer trimestre del este año.

Realia, con un ratio de cobertura de 2,42 veces, y Parquesol, de 1,30 veces, son la excepción en un sector en estado de inanición en el que las entidades financieras acreedoras han tomado la iniciativa para salvar a algunas de las principales compañías de la suspensión de pagos.

Los bancos han tomado el control de Colonial y Metrovacesa, las dos compañías que presentan un ratio de cobertura de 0,6 y del 0,4 veces, respectivamente, y han refinanciado la deuda de Reyal Urbis y de Renta Corporación en un proceso en el que se han adjudicado algunos de sus principales activos. Estas dos últimas compañías, junto a Martinsa Fadesa -sigue en pleno proceso concursal- presentaron ebitda negativo al cierre del año pasado.

De las siete grandes del sector, cuatro, Martinsa Fadesa, Reyal Urbis, Colonial y Renta Corporación, tenían a 31 de diciembre un apalancamiento superior al 70%, una cifra que contrasta con las del primer trimestre del año pasado, cuando ese listón sólo fue superado por Colonial y Renta. En este último caso, la refinanciación de la deuda firmada en la última semana de febrero ha provocado un giro radical. La compañía especializada en la compra y rehabilitación de inmuebles singulares en las grandes capitales ha rebajado su deuda en 380 millones de euros, hasta los 316 millones. El importe total del crédito sindicado se sitúa tras la refinanciación en 254 millones de euros.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad