Sólo una empresa aspira a gestionar la pistas de esquí de Port-Ainé y Espot

stop

30 de septiembre de 2009 (11:09 CET)

A poco menos de dos meses del inicio de la temporada de esquí, el Institut Català de Finances (ICF) ha abierto las plicas de la oferta para realizar la gestión de las pistas de Port-Ainé y Espot, en el Pallars Sobirà. Al procedimiento legal sólo se ha presentado una sociedad en nombre del grupo Gran Pallars SL que ha gestionado estas dos últimas temporadas las citadas pistas. Gran Pallars es una sociedad en la que de forma consorciada están presentes los ayuntamientos de la zona y diversas empresas de la comarca.

Fuentes del Departament d'Economía y Finanzas han manifestado a Economía Digital que por el momento no pueden dar detalles de la oferta efectuada “porqué se está estudiando la documentación”. No obstante, de forma extraoficial se considera que la sociedad tiene muchas posibilidades de ser la adjudicataria, en función del gran peso que dichas pistas tienen en la comarca.

La diferencia entre esta convocatoria y las dos anteriores es que se ha fijado la duración del contrato en un mínimo de cinco años prorrogables, anualmente hasta diez años. La licitación afecta a las dos estaciones de esquí citadas y a dos hoteles situados al pié de las instalaciones.

El ICF es el propietario de las dos estaciones después de adjudicárselas en subasta pública, la primera en 2005 y la segunda en junio de 2007, por un importe conjunto de 2,8 millones de euros. Junto al complejo invernal el instituto se adjudicó el lote denominado Sport Center, dedicado a deportes de aventura, por 700.000 euros más. Con dichas adjudicaciones el ICF cerraba un proceso hipotecario en el que ejecutó las garantías por un préstamo global del 13 millones de euros concedido en su día a la empresa Pallars Industrial, anterior propietaria de las instalaciones. En conjunto la deuda acumulada era de 17 millones de euros.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad