Soriano presidirá Spanair

stop

31 de marzo de 2009 (13:00 CET)

La compañía aérea Spanair constituye hoy su nuevo consejo de administración. Si no surgen sorpresas, y gordas, de última hora, será presidido por Ferran Soriano. El carácter de su cargo será ejecutivo. Habrá asimismo un consejero delegado o director general que será probablemente un directivo británico del que no se ha dado a conocer el nombre.

Hacia las dos de la tarde se espera que la compañía emita un comunicado de prensa con la composición del nuevo consejo en el que presumiblemente estarán: Josep Mateu, presidente de la fundación Femcat, que reúne a empresarios catalanistas -Mateu es además director general del Real Automóvil Club de Catalunya-; Miquel Martí, presidente del grupo de transportes Moventia; Joan Gaspart, presidente de Turisme de Barcelona y del grupo Husa; Ramon Bagó, presidente del grupo de servicios hoteleros Shers; Rafael Sunyol, vicepresidente ejecutivo de la sociedad de capital riesgo Catalana de Iniciatives; Jordi Mestres, presidente de Expo Hotels; Carles Tusquets, presidente de Fibanc; Jordi Clos, presidente del gremio de hoteles de Barcelona y de Derby Hoteles, y Maria Reig, empresaria andorrana, del grupo Reig Capital.

Además de los citados, en el consejo de Spanair estarán también presentes los representantes del grupo escandinavo SAS, que mantienen un 19,1%% . Tendrán tres vocales, entre ellos Lars Lindgren, que ocupaba hasta ahora la presidencia de Spanair.

La operación de compra de Spanair por parte de un abigarrado grupo de empresas e instituciones catalanas ha contado desde el principio con el aliento de la administración pública autonómica. Éstas han valorado muy positivamente la existencia de un grupo aeronáutico controlado por capital catalán que apueste por la potenciación del aeropuerto de El Prat como gran centro de distribución de vuelos intercontinentales.

La Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona participan indirectamente en el capital de Spanair a través de la Fira y Catalana d’Iniciatives. El Instituto Catalán de Finanzas (ICF) se ha comprometido a prestar parte del capital necesario para poner en marcha la nueva empresa.

Spanair realizó antes de su venta al grupo catalán una fuerte reestructuración, que afectó a unos 500 operarios y supuso la retirada de 15 aviones. A pesar de ello, se considera que la nueva dirección quizás deba poner en marcha un nuevo plan de recortes. Quizás por este motivo los pilotos han anunciado una huelga.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad