Sospechas de nuevos EREs en los medios de comunicación

Sin título

03 de septiembre de 2009 (17:41 CET)

Crece el pesimismo entre los trabajadores de los medios de comunicación ante un futuro inmediato plagado de sombras. El otoño se presume complicado en materia laboral en periódicos, revistas, radios y televisiones ante la irrefrenable caída de la facturación publicitaria.

Fuentes sindicales consultadas por ED han apuntado que “no hay duda” que los próximos meses de otoño e invierno traerán un reguero de nuevos ajustes de plantilla en diferentes medios en forma de bajas incentivadas, prejubilaciones, despidos individuales e incluso EREs.

De esta reestructuración no escapa nadie. Ni siquiera aquellos grupos y medios que ya se han visto afectados por duros EREs como sería el caso de Grupo Zeta, que podría “volver a tomar algún tipo de medida en los próximos meses” ante las dificultades que aún atraviesa.

La Vanguardia también está en el punto de mira. La aprobación de tan sólo medio ERE por parte de la Generalitat no habría sido suficiente para el periódico catalán. “El expediente no ha cubierto los objetivos marcados por la empresa y volverá a la carga en 2 o 3 meses”, vaticinan desde los sindicatos.

El líder en circulación de revistas, RBA, con más de 114 millones de euros en concepto de ventas en 2008, está sorteando la crisis por el momento gracias a las medidas adoptadas en los últimos meses. A la congelación salarial de los niveles retributivos más altos acordada a finales de 2008 se sumó un ajuste de plantilla de en torno a 20 trabajadores en Semana Santa que según la empresa evita tener que adoptar medidas más traumáticas.

“Es probable que haya algún nuevo ajuste”, matizan desde el comité de empresa de RBA, que prefieren ser realistas pese a los mensajes tranquilizadores que lanza la compañía. “Quizá no un ERE, pero sí ciertos ajustes a causa de la caída de la facturación publicitaria”, un descenso que desde el comité de empresa de RBA cifran en un 30% en un año.

Y es que si en algunos medios de comunicación, la facturación publicitaria ha llegado a suponer un 70% de los ingresos, fuentes sindicales del gremio apuntan que en algunos casos este porcentaje se ha llegado a reducir incluso a un 20%, cifras que, irremediablemente conducen a números rojos.

“La industria de los medios de comunicación ya vivía su particular crisis a raíz de la aparición de Internet”, señalan desde los sindicatos. La crisis económica, la aparición de la TDT o los cambios culturales experimentados por la sociedad sólo han hecho que agravar los males de esta industria.

Y dentro de la crisis generalizada en que se hallan los medios, unos están peor situados que otros para afrontarla. Por ejemplo, la crisis del sector de la construcción ha hecho que las revistas de decoración o interiorismo estén en una situación aún más delicada, debido a los severos recortes en inversión publicitaria que los anunciantes de sectores auxiliares como la cerámica o la grifería han llevado a cabo.

¿Alguna concesión al optimismo? Desde el comité de empresa de RBA apuntan que “la velocidad del descenso en la facturación publicitaria se ha frenado, aunque tampoco se ha dado todavía un repunte”. Desde CCOO, por otra parte, apuntan que es la radio el medio que mejor está aguantando los rigores de un mercado publicitario como éste, en clara recesión.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad