Spanair: cuatro personajes en busca de un cargo aún por definir

stop

Sin título

24 de marzo de 2009 (07:53 CET)

Iniciatives Empresarials Aeronàutiques, la empresa que ha comprado Spanair, tiene entre manos una de sus decisiones claves: el nombramiento del presidente. En una empresa normal este trámite tiene poco suspense, pero en una empresa como la que ha tomado el control de la línea aérea la decisión muestra los equilibrios con los que deberá operar la sociedad.

Para presidir Spanair se barajan nombres muy conocidos del mundo económico catalán: recientemente ha saltado a la luz pública Ferran Soriano, que fue el responsable del área económica del Barça y a quien todo el mundo ha dado ya por vencedor. Fuentes cercanas a este directivo aseguran que está en la carrera “con posibilidades”.

Pero hay otros personajes conocidos que forman parte también de las quinielas. Se habla, por ejemplo, de Enric Lacalle, actual presidente del Saló de l’Automòbil; de Jaume Pérez Farguell, que fuera también director general del FC Barcelona y delegado en Catalunya de Caja Madrid, o de Carles Tusquets, presidente de Fibanc y ex presidente del Círculo de Economía, como aún candidatos.

La elección del presidente se está convirtiendo en un test para ver cual es la correlación de fuerzas en esta gran alianza formada por sectores muy diferentes de la sociedad catalana en su afán de tener una línea aérea propia que asegure la viabilidad del aeropuerto de El Prat.

Fuentes conocedoras de los entresijos del conglomerado empresarial que es Iniciatives Empresarials Aeronàutiques explican que “si quien consigue imponerse es Turisme de Barcelona, entidad presidida por Joan Gaspart, ex presidente del Barça antaño enfrentado con Soriano por cuestiones deportivas, el que tiene más boletos para conseguir la presidencia sería Lacalle”. Este directivo tendría un perfil representativo y daría vida a una presidencia no ejecutiva, según las fuentes indicadas.

Por otro lado, Soriano está bien visto por el máximo representante del otro grupo inversor, Catalana d'Iniciatives, empresa de la cual el 27% es propiedad pública. En este sentido, los que apoyan a Soriano destacan la buena sintonía que mantiene con el departamento de Economía y Finanzas de la Generalitat. No se ha de olvidar que Catalana es un fondo de capital riesgo con un 27% de participación de la Generalitat y el Ayuntamiento de Barcelona, los dos del mismo color político.

El papel de Pérez Farguell, persona de claro perfil ejecutivo, estaría vinculado al esquema directivo de una presidencia no ejecutiva, liderada por Lacalle. El esquema contrario, un presidente ejecutivo con un director general de bajo perfil y limitado a gestionar el día a día serviría para colocar en el sillón presidencial a Carlos Tusquets.

Y puestos a pensar en la configuración de grupos que pugnen por conseguir poder en la aerolínea, hay quien piensa que los que han lanzado a la opinión pública el nombre de Soriano no son precisamente sus partidarios. Si se tiene en cuenta que el consejo de administración de Iniciatives Empresarials Aeronàutiques se celebrará el 31 de marzo, en el ínterin este candidato podría quedar quemado en la carrera.

En el fondo, todo indica la dificultad a la que se va a enfrentar la gestión de una empresa en la que no hay un claro accionista dominante, sino una amalgama de inversores diferentes en su cultura, sus ambiciones y su poder: Turisme de Barcelona, Catalana d'Iniciatives, los empresarios catalanistas de Femcat, el ex propietario de Don Piso, Ángel FErnández , y otros aún por venir en teoría y cuyo nombre se desconoce.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad