Standard & Poors amenaza con rebajar la calificación de la deuda española

stop

Sin título

09 de diciembre de 2009 (18:47 CET)

La conocida agencia de calificación de riesgos, Standard & Poors, ha comunicado que está estudiando la rebaja de la calificación de la deuda española de estable hasta negativa, aunque, quizás como compensación, podría confirmar el rating 'AA ' que le merece el conjunto de la economía española.

La información ha tenido un efecto inmediato en la bolsa y ha provocado que el mercado de valores español llegase a caer hasta un 2%.

En una nota que suscribe el analista Trevor Cullinan, la firma de valoraciones dice que el cambio en la valoración es fruto de sus perspectivas de crecimiento en el PIB, que son muy inferiores a lo previsto inicialmente, y al elevado y persistente déficit fiscal que arrastra la economía española en relación con otros estados europeos.

La firma echa en falta actuaciones más agresivas de consolidación fiscal y una política monetaria más centrada en resolver los problemas a medio plazo.

"La perspectiva negativa refleja el riesgo de una rebaja (de la calificación) en los dos próximos años en ausencia de medidas más agresivas por parte de las autoridades para hacer frente al desequilibrio fiscal y exterior", explicó la sociedad calificadora de riesgos.

En este sentido, Cullinan asegura que la decisión podría ser reconsiderada si el Gobierno anunciase medidas fiscales concretas que dieran más credibilidad al objetivo de lograr un superávit fiscal del 2% a finales de 2012.

En lo que respecta al 'rating' soberano de España, que perdió la máxima nota de S&P el pasado mes de enero, la agencia considera que refleja la modernidad y relativa diversificación de la economía, así como el "manejable, aunque rápidamente creciente" endeudamiento del Estado, que alcanzará el 67% del PIB en 2010.

Asimismo, la entidad destaca que la pertenencia de España a la eurozona proporciona estabilidad monetaria y en los tipos de cambio, lo que le ha permitido evitar algunas de las presiones derivadas de la reciente crisis financiera.

No obstante, la agencia advierte que "en comparación con otros países con su calificación, España se enfrenta a un prolongado periodo de evolución por debajo del resto de estados europeos, con una tendencia de crecimiento del PIB anual inferior al 1% debido al alto endeudamiento del sector privado (177% del PIB en 2009) y a un rígido mercado de trabajo", lo que sugiere que las presiones deflacionarias podrían ser más persistentes en España que en otros países de la zona euro, ralentizando el ritmo de la consolidación fiscal a medio plazo.

Por otra parte, S&P subrayó que, dada la relativamente fuerte posición de partida de las finanzas públicas, el Gobierno cuenta con tiempo para forjar el consenso político que respalde una "creíble consolidación fiscal" en consonancia con el 'rating' actual de España.

"Si el Gobierno anuncia medidas fiscales concretas, que en nuestra opinión podrían alcanzar de manera creíble superávits primarios anuales del 2% o superiores a finales de 2012, las presiones a la baja sobre la calificación podrían disminuir", añadió Cullinan.

Instantes después de conocerse la rebaja en la perspectiva de la deuda española, el diferencial del bono español con el 'bund' alemán se ampliaba a 69 puntos básicos, su nivel más elevado desde julio, mientras que el precio de los contratos de garantía frente a impagos de deuda (CDS) subía seis puntos básicos, hasta 95,3 puntos, frente a los 89,3 del cierre de ayer.

La decisión de S&P sobre España se produce dos días después de que la firma colocara a Grecia en vigilancia negativa por los problemas que también arrastra su deuda.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad